Categorías
A06-Mercaderes m03 Crianza y educación Viaje

Financiación educativa (#042)

[Microrrelato (353p.)  de la Parte I de El viaje]
-De cómo se fomenta la competitividad en la formación inicial y superior-

Fuimos a visitar a una de las mejores maestras de la nación y, por extensión, una de sus personalidades más prestigiosas.
Es experta en finanzas. Enseña, a niños de todas las edades, desde precios de equilibrio hasta elasticidad de demanda y de oferta, pasando por costo de oportunidad y externalidades.

Antes de ir a visitarla, mis padres me comentaron que allí la educación básica es gratuita pero no pública: El estado da bonos, que sólo pueden ser gastados en servicios educativos, para que los padres decidan cuál de estos usar, para que decidan cómo desean que sus hijos sean formados.
En particular, la amiga de mis padres ofrece tres modalidades: directa, presencial y delegada; con lo que cubre toda la gama de posibles beneficiarios
La modalidad más básica, y barata, está regida por un contrato mínimo estándar con el visto bueno de una mayoría calificada del consejo ejecutivo. (No es una ley, es el contrato mínimo aconsejado a los ciudadanos.)
Obtiene sus mayores ingresos como consejera, los obtiene de su capacidad para ver el potencial de sus alumnos, de sentar las bases para una productiva carrera profesional. En los contratos establece que los estudiantes pagarán una proporción ínfima (menos del 0,1%) de lo que declaren fisco por el resto de sus vidas.

La educación superior funciona bajo un principio similar pero financiado por el sector privado.
Las empresas reclutan a los estudiantes aptos y financian su formación en las áreas específicas que necesitan (¿quién mejor para ello?), pudiendo hacerse traspasos de los empleados entre empresas siguiendo las clausulas correspondientes, que van desde mantener la residencia en una ciudad en específico hasta el aumento del salario en una proporción determina con cada traspaso.

Hay fondos benéficos que reparten becas con la única condición de recibir una fracción (no más de 7%) de los ingresos brutos generados por trabajar en áreas relacionadas durante un tiempo determinado (no más de quince años).
En aquel momento me llamaron la atención los fondos dedicados al arte: Los pocos artistas que logran vivir de sus obras, y hacer fortuna, son los que financian los primeros años de los noveles.
_
*Nota: Éste fue el tercer escrito relacionado con los mecaderes. Los modelos educativos que menciono pueden ser distorcionados con facilidad, en especial por alguno de los tiranos de la decimoquinta nación que visitamos y que describiré en la Parte ii de estos escritos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s