Categorías
A03-Tiranos m09 Impuestos y dinero

Dándole valor al dinero (#057)

[Microficción (311p.) de la Parte II de El viaje]
-De la creación del dinero entre tiranos y de su destino-

Los tiranos, hasta los menos demagogos, dicen proteger al pueblo, a los más vulnerables, por lo que no hay demasiados impuestos, al menos no en apariencia, al menos no declarados.

A su entender es innecesario cobrar impuestos, el estado sólo debe crear el dinero que necesite, o que le venga en gana, y obligar a sus súbditos a utilizarlo. Tal vez obligar a la población a usar el dinero sea la única utilidad de cobrar impuestos.
La cantidad de dinero que puede producir el estado es infinita. Pero su valor no tanto. Lo que determina el valor del dinero es la capacidad del estado de obligar a más y más personas a utilizarlo. Mientras más gente posea al menos una pequeña fracción, más valdrá el dinero recién creado.

El asunto está en convencer a la población de usarlo, en especial como reserva de valor, como medio de ahorro. Ese convencimiento se puede conseguir con buenas prácticas monetarias, predecibles y congruentes, o por medio de pura retórica, de simples argumentos vacíos que se basen en la intimación o tal vez en deseos e ilusiones o quizá en patriotismo.
Pero ese convencimiento es frágil. Ante cualquier percance se pierde la confianza y surge la hiperinflación, el mayor de los impuestos, acabando con todo el bienestar producido.

Entre tiranos está arraigada la creencia de que el dinero va perdiendo valor a medida que circula. A la población en general le dicen que por ello es importante el ahorro, pues así deja de circular, pero entre los jerarcas ven como imposible evitar que su valor se diluya, por lo que hay que gastarlo de inmediato, cual glotón en un banquete.

El mayor sueño de un avaro no es atesorar ningún tipo de dinero, su mayor sueño es poder crearlo de la nada y que mantenga su valor, que todos confíen en él, por siempre.

_
*Nota: Éste es el noveno escrito sobre las naciones de tiranos. No puedo hablar de tiranos y evitar pensar en las naciones de déspotas. El próximo escrito tratará sobre cómo solventan sus asuntos.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s