Categorías
A07-Nativos m06 Leyenda o historia Viaje

Expulsiones renovadoras (#073)

[Microficción (389p.) de la Parte III de El viaje]
-De cómo surgieron nuevas naciones entre quienes tienen apego por sus tierras-

Fue un viaje más fácil de lo esperado.
Fuimos a la más grande de las naciones de nativos. También es la más compacta pero ello no impide que mantenga sus tradiciones: El amor por lo propio, por el barrio o la vecindad, lo es todo a pesar de que en ocasiones no hay límites claros entre territorios.
Se formó ante la mengua de la nación más tradicionalista, ante la incapacidad de las señorías para resolver los problemas conjuntos del imperio, ante la necesidad de un poder central que asumiese el liderazgo para atacar crisis cada vez más comunes (desde presupuestales hasta demográficas)

Un anciano sabio, miembro de la casa real, se ofreció a asumir el mando imperial de manera temporal y sólo con el fin de resolver los problemas que las señorías, en asamblea, considerasen más urgentes. En especial quería expandir el imperio a zonas productivas, empezar desde cero en ellas, algo revolucionario.
Por supuesto la mayoría no confió, la mayoría creyó que era un simple ardid para hacerse del poder. Fue expulsado.

Otros tantos sí que encontraron factible su visión y beneficio su liderazgo.
Se establecieron en lo que hoy es la capital y acordaron que el emperador sería electo cada diez años de entre los (siete) dirigentes que conformaran un comité imperial, o central. Sólo pueden ser miembros de dicho comité los jefes de aquellas familias que dieron inicio a la nueva nación.
Todo jefe de familia puede participar en la Asamblea General, ya sea en persona o por medio de un delegado. Es en ella donde se elige al emperador y renueva al comité central. Además, cada año, la asamblea ratifica o veta las leyes aplicadas por el comité central durante el año previo, señala los problemas a resolver y fija objetivos de desarrollo.

Cuentan que por décadas hubo paz, armonía y progreso pero que tuvieron que endurecer las normas cuando un emperador intentó permanecer en el poder más de lo debido y, peor aún, nombrar un sucesor. Ante su inminente expulsión se refugió en su provincia natal e incentivo la secesión, junto a otras tres provincias menores.
Es fácil salir de la federación, aunque no siempre es pacífico. Desde aquella época ha existido una pugna entre esas dos naciones que sólo se atenuó con el surgimiento de otra nación más, en la zona fronteriza.

_
*Nota: Es curioso cómo siguieron la usanza de dictadores de un modo más benigno. Ésta fue la segunda nación de nativos que visitamos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s