Categorías
A08-Parleros m05 Cohesión social Viaje

Pregones para la unidad

[Microficción (397p.) de la Parte II de El viaje]
-Del mayor punto de referencia tras cada debate entre parleros-

Fuimos a visitar a una de las personas más conocidas de la nación sin ser líder ni detentar un cargo de poder directo.
Si bien la presidencia es respetada por sus méritos técnicos-jurídicos, el cargo más admirado y popular es el del pregonero del parlamento nacional.

Toda asamblea, desde una vecinal o una sectorial (como las escolares) hasta una gubernamental, designa un pregonero para cada sesión de debate. Éste se encarga de hacer la reseña oficial de la misma, resaltando el voto final de cada quien y el contenido formal de la decisión.
Es usual que una misma persona ocupe el cargo por largos periodos, pues siempre es preferible elegir a alguien ya conocido, sólo es necesario que demuestre imparcialidad y conocimientos políticos.
Cada parlamentario, en dicha elección, debe apoyar al menos a tres postulados, mientras que sólo puede nominar a un candidato cada 353 sesiones. Los nominados mantienen tal estatus si reciben el apoyo recurrente de más de un quinto de la cámara.

Visitamos a quien había detentado el puesto más veces durante la última década. Una pregonera, una señora mayor pero aún no anciana, con una memoria infalible sólo superada por su capacidad para leer a la gente.
Ha dedicado su vida a hacer pregones, de joven en asambleas estudiantiles y luego en su vecindad hasta llegar a su cabildo local y de allí ser nominada al parlamento nacional.
Nos cuenta que en cada cual su rol ha sido muy diferente. En especial le atrae los grandes asuntos tratados en el parlamento, y aunque dice extrañar la cercanía entre conciudadanos que se da en los cabildos y las asambleas menores, no cambiaría la majestuosidad del parlamento nacional, su sentido casi espiritual.

Para ella cada votación en el parlamento es como una ceremonia religiosa. Los delegados se levantan uno a uno, dicen un lema (una frase corta que justifica su decisión) y luego el sentido de su voto, empezando siempre por quien representa menos votos para que su voz también sea oída.
Su misión es aglutinar las opiniones y posturas que surgen en el hemiciclo como reflejo de la sociedad, pero sobre todo debe demostrar que siempre se llega a la mejor solución posible, aunque tal vez con algo de lentitud.

Cada debate, cada votación, da como resultado un compromiso donde cada parte obtiene algo según su sincronía con el resto de la sociedad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s