Categorías
A11-Militantes m05 Cohesión social Viaje

Por la gran sala del buró

[Microcuento (467p.) de la Parte III de El viaje]
-Del mayor símbolo de veneración entre militantes

El palacio de gobierno es donde se realizan los actos protocolarios pero es en las sedes de los partidos donde se toman las decisiones de peso.
Visitamos varias de ellas, todas soberbias, intimidantes. Cada cual con su propio estilo, con la simbología representativa de sus doctrinas.

La más ajetreada, por supuesto, fue la sede del partido de gobierno.
El día que fuimos se celebraba la reunión del buró con todos los miembros principales por lo que había más movimiento de lo usual.
Ocurre una vez al mes y siempre se toman decisiones trascendentales, aunque no sean anunciadas de inmediato. Se siente la excitación general sólo contenida por la formalidad protocolar, por la majestuosidad en cada acción.

En especial la gran sala del buró político parece un lugar sagrado, sin duda lo es para muchos.
En la antigüedad el buró estaba conformado por 23 personas que, por la efectividad de sus actuaciones, recibían la confianza de sus copartidarios.
Entre ellos tomaban las decisiones: Uno por uno, con la mayor solemnidad, declaraban si estaban a favor o en contra de una medida y explicaban el motivo. Se acataba lo estipulado y, al saberse las consecuencias de dichas decisiones, se procedía a agradecer o a culpar a los responsables y a reajustar el prestigio de cada quien.

Con el tiempo se fueron sistematizando tales procedimientos para que no perdieran su grandeza, para hacerlos más compatibles con sociedades cada vez más complejas, que requerían cada vez más rapidez en la toma de decisiones y de dirigentes cada vez más especializados en temas específicos, pero siempre cuidando la dignidad de la gran sala del buró.
Siempre se debe buscar que cada asunto sea tratado por las personas con mayor experiencia posible, que generen la mayor confianza entre los copartidarios, que tengan el mayor prestigio posible. La norma se sintetiza en un principio simple: El buró estará constituido por los 23 dirigentes más prestigiosos interesados en un asunto dado…
(Dicho principio básico es matizado) …pero ningún dirigente podrá participar en más reuniones que los miembros de nivel superior, aquellos con más prestigio. Todos tienen la obligación de participar en el buró cuántas veces sea necesario para mantener el sistema funcionando a riesgo de perder prestigio.

A pesar de que la militancia no evalúa de forma directa a los dirigentes (sino a la efectividad de las acciones en que coadyuvan) igual éstos actúan con el mayor respeto y veneración hacia los símbolos y ritos, como si alguna fuerza cósmica pudiese afectar el desarrollo de los acontecimientos.
Por eso las reuniones siguen el mismo ritual desde hace siglos. Sólo ha cambiado la asistencia y el lugar, por ejemplo: según el número de dirigentes principales las reuniones son en la gran sala del buró o no.
En algunos casos incluso pueden concurrir hasta visitantes del extranjero (como yo).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s