Categorías
A12-Técnicos m05 Cohesión social Viaje

Una ciudad universitaria

[Microcuento (413p.) de la Parte IV de El viaje]
-De dónde los técnicos buscan inspiración y paz espiritual-

Fuimos a una gran ciudad universitaria.
Nos recibió en el portal noreste el rector ejecutivo de la institución, que a efectos prácticos realiza las funciones de alcalde mayor de la ciudad, y más adelante conocimos al rector académico, al de investigación y desarrollo y al de artes y humanidades, además de algunos miembros del comité de electores (encargado de nombrar a dichas autoridades, entre otras).

La ciudad es mucho más grande de lo que me imaginé en un principio aunque conserva su estructura de campus universitario.
El ajetreo es constante por toda la ciudad, por cada zona, cada cual con su idiosincrasia propia. Desde la zona industrial, en cuyo centro está la facultad de ingeniería, hasta las zonas culturales, pasando por la comercial y empresarial y por aquellas con vocación médico asistencial. Cada cual administrada por la facultad correspondiente, por medio de su decanato y su consejo que cumplen las funciones ejecutivas y legislativas de un municipio, y que se dividen en distritos correspondientes a las escuelas de especialidades y al ciclo básico.

Todo converge en la zona de convenciones y espectáculos y en un parque central que llaman tierra de nadie, que es como un gran museo al aire libre, cuya administración corresponde a la rectoría.
Ese parque es más bien como un gran taller donde se puede ver toda una gama de personalidades que se mezclan sin cesar en pequeños grupos que hacen desde representaciones artísticas rudimentarias hasta experimentos científicos básicos; rudimentarias y básicos para los expertos pero espectaculares para todos los demás, incluyendo a muchos turistas que deambulan por todas partes en busca de inspiración.
Y es que esa es una de las ciudades que atrae más turismo interno. Pero es un turismo muy particular, es casi de peregrinación religiosa, son viajes de renacimiento y reencuentro espiritual que todo técnico suele hacer cada pocos años.

Tales peregrinaciones no tienen que ser necesariamente a una ciudad universitaria.
Todo pueblo, por pequeño que sea, tiene su propio santuario en torno al cual gira la vida (religiosa) de los lugareños. Es la principal institución académica, un conservatorio artístico o un centro de investigación científica, por ejemplo. Por lo general es el edificio más grande del lugar, donde también se hacen múltiples actividades cotidianas de la comunidad además de las propias de la institución misma.

Siempre ha sido una tradición entre técnicos elegir al azar un destino, o varios, y visitar sus santuarios para despejar la mente y el alma con algo nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s