Ángulo doceavo: Policial

Un reporte

Estaba caminando por la zona, su zona desde hace más de quince años, cuando ve que alguien a lo lejos le llama.
Se da cuenta que de repente se aligera demasiado el tráfico en la avenida, en uno de los sentidos (el contrario al que lleva).
Intuye lo que pasa.

Empieza a avanzar con trote suave, no solo por no agitarse (ya no está tan joven) sino por no alarmar a sus conciudadanos. Queriendo dar a entender que se le requiere con urgencia pero que no hay mayor peligro.

Llega al lugar. Ve lo que pasa. Informa del suceso. Dispersa a la muchedumbre. Organiza el tráfico.
Los vecinos se tranquilizan con su llegada. Supieron quién era incluso antes de verle la cara. Toda la comunidad aprecia su labor. Los forasteros sólo se retiran.

Con todo en calma, tiene que esclarecer qué pasó. Los primeros minutos son esenciales.
Se alegra al ver cómo viene a su encuentro, con lentitud, una de las mejores fuentes de información de la zona. Sabe que le dará un reporte completo y un par de (intentos de) órdenes, disfrazadas de consejos.


<= Áng. xi) Paternal

//