Categorías
A06-Mercaderes m14 Migración y poblamiento Viaje

Inversiones fundamentales

[Escrito mínimo (357p.) de la Parte IV de El viaje]
-Del papel de la migración de mercaderes en la fundación de una nación-

El dinero es una herramienta que permite medir la propensión del ánimo hacia algo o alguien, para medir cómo varía en el tiempo esa propensión según los cambios en el entorno y en las expectativas.
Pero antes del dinero, esa función la cumplía el trabajo mismo; la dedicación y esfuerzo que se invierte en algo o por alguien; la simple capacidad de actuar o no.
Una acción vale más que cien promesas.

Cuando se fundó esta nación casi nadie quería vivir en ella, era un gran proyecto a futuro, un excelente lugar en donde invertir pero no para vivir.
Había tantos inversionistas y tan pocos trabajadores que establecerse en los primeros asentamientos era considerado una inversión en sí misma. Quienes hicieran tal inversión debían tener derecho de voto en la toma de decisiones.
Así, vivir en los asentamientos era la inversión fundamental o entrada. Los inversionistas tenían tantos votos como el número de múltiplos de la entrada con que estuviesen dispuestos a contribuir. Mientras mayor fuese el monto de la inversión fundamental más trabajadores llegarían pero también se alejaría a los inversores, y viceversa.
Cada persona que se mudaba podía votar si se debía aumentar el valor de la estadía allí (el monto de la inversión fundamental) o si se podía disminuir para atraer capital.

Poco a poco, al ritmo con que los asentamientos se convirtieron en ciudades, el sistema se fue sofisticando. Desde la distancia los grandes capitales ya habían hecho su labor, y obtenido una ganancia por ello. La infraestructura primordial ya estaba construida, sólo hacía falta ajustar detalles.
Se vio la necesidad de atraer a inversionistas medianos que desarrollaran nuevas ideas acordes a lo cotidiano, que se establecieran en la nación y velaran por su sostenibilidad. Se vio la necesidad de hacer que los grandes capitales pudiesen ejercer cada vez menos poder, que la proporción entre el monto invertido y el número de votos se fuese atenuando en la medida que aumentara la contribución del inversionista.

El mayor atractivo para la mayoría de los migrantes es poder votar para ajustar dicha proporción y, sobre todo, poder promover que otros voten en el mismo sentido.

Categorías
A06-Mercaderes m13 Ajuste de representis Viaje

Ajuste continuo del poder

[Escrito mínimo (373p.) de la Parte IV de El viaje]
-Del sistema con que los mercaderes atenúan el poder del dinero-

Lo más particular de esta nación es su sistema de votación semiplutocrático.
Todo ciudadano tiene derecho a ser copartícipe de la formación del gobierno, de la decisión de cuánto poder debe tener el conjunto de plutócratas que conforma cada consejo ejecutivo.

Como en toda nación de mercaderes, cada ciudadano tiene un poder político proporcional al monto de su inversión en los asuntos públicos, en cualquier proyecto, pero en este caso en particular esa proporción se atenúa siguiendo una función logarítmica, y la población vota para ajustar la base del logaritmo usado.
El sistema lo explican a los estudiantes en su adolescencia (y a los extranjeros) con un ejemplo simple: Si la base del logaritmo fuese 10, quien invierte un monto preestablecido tiene un voto, quien invierte 10 veces dicho monto tiene dos votos, quien invierte 100 tiene tres votos y así en sucesivo. Del mismo modo, si la base logarítmica fuese 2, se necesitaría invertir sólo 8 veces el monto mínimo para tener tres votos.
La sociedad va ajustando la influencia de los acaudalados, sólo tiene que ceder el poder justo para atraer las inversiones que cree necesitar para su desarrollo.

Las votaciones son continuas y parciales, cada distrito lleva su propio ritmo y lo varía a placer.
Cada semana son convocados a las urnas todos los votantes no activos (quienes no hayan participado en más de un año) y el 17% de los votantes activos con más tiempo sin votar en cada distrito.
El valor base del logaritmo, o nivel plutocrático, se ajusta una vez que se mantiene una tendencia en el 67% de los votantes activos o en el 47% del padrón electoral, con lo que si los votantes inactivos concurren en masa, por ejemplo, se pueden ver cambios en pocas semanas.

Además de la votación general hay consultas en cada localidad por cada proyecto que sea de interés público. Se siguen los mismos principios y se usan los mismo parámetros, al menos que una gran mayoría de la población local decida lo contrario sin contravenir las leyes nacionales.
Así las decisiones de los inversionistas son respaldadas o no por los afectados en cada ámbito, desde la estructura del gobierno nacional hasta el desarrollo de un proyecto vecinal.

Categorías
A06-Mercaderes m12 Gestiones cotidianas Viaje

¿Invirtiendo en lo público?

[Escrito mínimo (337p.) de la Parte IV de El viaje]
-De las ventajas de interesarse y trabajar por el bien común-

Entre mercaderes todo proyecto público, del más pequeño al más grande, surge por iniciativa privada.

Las personas, o entes, con mayor interés en el proyecto empiezan a promoverlo, a recaudar fondos y obtener permisos. Deben notificarlo a quienes puedan verse afectados por el mismo y se debe contar con el beneplácito de quienes tengan contratos relacionados.
Al ser proyectos públicos cualquier persona puede participar, al igual que en las concesiones de servicios públicos. En todo caso se conforma un consejo directivo entre quienes sean los mayores contribuyentes, por lo general no más de once personas, y de su seno surge una coordinación general.

La principal ventaja de invertir en un proyecto público es obtener deducciones fiscales o, en el caso de los grandes proyectos, aumentar la influencia en el consejo ejecutivo respectivo mientras que, además, se desarrolla infraestructura o servicios que benefician intereses propios específicos. La única limitante es que nadie puede tener más de un séptimo del poder de decisión en cada consejo directivo.
Por demás nadie puede empezar a invertir en una entidad administrativa con un monto superior al promedio de las contribuciones hechas en dicha jurisdicción ni tampoco puede aumentar en más de una quinta parte la última contribución propia en una entidad dada.
En ocasiones los proyectos se tramitan a través del consejo ejecutivo, o su directiva, para dirimir diferencias y alcanzar el mayor grado de satisfacción para el conjunto y mayor estabilidad en el tiempo, al menos así es en los lugares más tradicionalistas.

En esta nación, por el contrario, la sociedad en pleno tiene un papel protagónico en la toma de decisiones,  cada ciudadano influye por igual en la cantidad de poder que tendrán los inversionistas como conjunto.
Todo proyecto público o concesión se somete a consulta popular para determinar su nivel plutocrático, para determinar qué tanto poder de decisión desea cederle la población a los grandes contribuyentes, qué tanto desea depender de ellos, qué tanto confía.
Hay que saber conciliar las posturas: Si se quiere atraer inversiones se debe ceder poder.

Categorías
A06-Mercaderes m11 Periodos de gobierno Viaje

Periodo de mando variable

[Escrito mínimo (337p.) de la Parte IV de El viaje]
-De cómo los mercaderes acumulan poder y durante cuánto tiempo-

Las certezas son fundamentales para el desarrollo saludable y estable de los mercados.
El dinero huye de los eventos críticos y definitorios, por eso entre mercaderes no hay grandes jornadas electorales. Toda votación se hace de manera lenta y progresiva, dándole tiempo a los mercados a ajustarse, a contemplar nuevos escenarios y entrever oportunidades.

Tampoco hay una fecha límite que marque el final de un gobierno o la salida de un funcionario de su cargo. En su lugar dichos funcionarios van perdiendo o ganando influencia y poder de forma estable y predecible, o al menos de forma tan estable y predecible que no suele haber grandes sorpresas que provoquen corridas bursátiles.
La elección de la directiva de un consejo ejecutivo es un trámite administrativo intrascendente, en especial cuando los planes de desarrollo ya están aprobados por todos los grandes contribuyentes, quienes sólo pueden entrar al comité con una inversión inicial menor al promedio pagado por la sociedad y no pueden aumentar su contribución (su poder de voto) más de 20% cada año, teniendo la obligación de ceñirse a un plan anunciado con suficiente antelación. Mientras mayor sea la inversión, a más largo plazo ha de ser dicho plan y más durará el funcionario en el cargo.
Así mismo, las concesionarias son evaluadas poco a poco, ya sea por medio de votaciones o de bolsas vacías, con lo que se puede prever escenarios con gran exactitud estudiando las tendencias.

Ésta es la nación de mercaderes donde ocurren más eventos críticos. Es donde hay más votaciones pero no se hacen para elegir representantes poderosos sino para definir qué tanto poder de decisión tendrán quienes inviertan en cada proyecto en específico.
La puesta en marcha o no de un proyecto esencial puede introducir grandes cuotas de optimismo o pesimismo al sistema, produciéndose reacciones exageradas. Por ello las consultas se hacen, por ley, con mucha antelación y de manera parcial y progresiva.
Son comunes las encuestas para prever cuáles son las prioridades de la sociedad y estimar cuáles proyectos apoyará más.

Categorías
A06-Mercaderes m10 Partidos políticos Viaje

La recaudación de fondos

[Microrrelato (451p.) de la Parte II de El viaje]
-De cómo se formó un partido político entre mercaderes

Por casualidad me enteré de una nueva agrupación política que salió a bolsa.
Hace pocos meses una de las personas más acaudaladas de una pequeña ciudad decidió que quería que su visión trascendiera. Hay quienes dicen que fue por un problema familiar, tal vez con sus hijos, ya que empezó a invertir en la ciudad mucho más que antes, mucho más allá de pequeñas obras benéficas. Empezó a invertir como si no tuviera a quién dejar toda su fortuna.
Poco a poco se hizo de gran fama, parecía no tener objetivos políticos, parecía sólo querer mejorar su ciudad de una forma muy particular. Nunca estaba de acuerdo con las formaciones políticas locales, nunca invertía en sus proyectos.

En esa nación las agrupaciones políticas, o fundaciones, recolectan y acumulan dinero para sus proyectos. Crean un  fondo de inversión para cada uno y los contribuyentes eligen cuál proyecto desean financiar, llegando a la dirigencia quienes aportan mayor capital.
Si bien la mayor parte de los recursos están asignados a proyectos específicos, hay una porción nada despreciable que queda a la discreción del gobierno proveniente de aquellos ciudadanos que no tienen interés en los asuntos públicos pero que, para disfrutar de los servicios del estado, están obligados a contribuir con un monto mínimo al fondo general del gobierno de turno.

Pero en esa pequeña ciudad había muy pocas opciones políticas, los proyectos giraban en torno a intereses de la provincia. Por eso había preferido invertir directamente, por eso poco después se había aliado a algunos políticos conservadores para recaudar fondos y así cosechar la fama que había sembrado, la buena imagen que disfrutaba.
Los conservadores veían su accionar con buenos ojos porque no esperaba nada del fondo general de la provincia

El uso de ese fondo general define la tendencia política entre mercaderes:
Los conservadores abogan por un estado pequeño y lo menos burocrático posible, sin competencias para tomar decisiones discrecionales, a menos que se declare una emergencia. Los más radicales abogan por que el fondo general se reparta de manera proporcional entre los proyectos existentes, incluyendo el presupuesto nacional.
Del otro lado están los más reformistas, quienes gustan de crear incentivos y financiar proyectos innovadores para lo que necesitan funcionarios especializados a cargo y otros más que los supervisen y controlen. Los más radicales incluso buscan crear y financiar centros de investigación y desarrollo en áreas que consideran necesarias o estratégicas.

Muchos se sorprendieron cuando ella creó su propia fundación, tal vez lo hizo para aminorar los conflictos y aprensiones de sus primeros colaboradores, pues tenían ideas contrapuestas. Presentó su organización como moderada pero era radicalmente reformista.
La principal propuesta era sentar las bases para convertir a su ciudad en un polo tecnológico.

Categorías
A06-Mercaderes m09 Impuestos y dinero Viaje

No impuestos, no estado

[Microrrelato (397p.) de la Parte II de El viaje]
-De la actitud de algunos mercaderes ante lo que amenaza sus libertades-

Fuimos a la urbanización amurallada de la ciudad capital, un lugar 100% libre de impuestos, libre de toda presencia del estado, de sus servicios.

Para los mercaderes el estado es sólo un proveedor de servicios y, como es lógico, aceptar un servicio siempre ha de ser optativo. Por eso existen toda clase de «entidades libres» desde edificios y campamentos hasta municipios y provincias enteras.
Allí los ultraliberales pueden tomar las riendas, resguardando sus vidas por sí mismos, imponiendo su justicia (o al menos intentándolo) según los contratos que firman. Cualquiera puede vivir allí, la única limitante es la edad: Está prohibida la permanencia de menores de 23 años en horario nocturno y/o por más de 12 horas al mes; siempre existe el riesgo de un brote despótico.

Cabe aclarar que dichas zonas no son autónomas, mudarse a una de ellas no libera de compromisos previos, no da ningún tipo de inmunidad. El estado y cualquier individuo o ente puede intervenir cuando lo ampare algún contrato.
Su existencia es una muestra palpable de la importancia de los servicios dados por el estado: seguridad, justicia, planificación general (de infraestructura y demás), estabilidad monetaria.
Este último punto me llamó la atención pues en la mayoría de los casos quienes viven en dichas zonas siguen usando la referencia del estado para el intercambio de bienes. Entre mercaderes cualquiera puede crear monedas o fichas de intercambio pero nadie puede imponer su uso, por lo que el estado ofrece como referencia un promedio ponderado de las monedas que hayan mostrado mayor estabilidad y aceptación en cada región, variando el peso que se da a cada moneda en el cálculo.
Así los precios hacen referencia a dicho promedio y cada ciudadano paga en la moneda que acuerde con su contraparte, sabiendo de antemano la relación entre ella y la referencia.

Aunque hay múltiples gastos relacionados a dichas entidades, es más barato mantenerlas que intentar abolir el impulso subyacente (con educación y castigo, con escuelas obligatorias y cárceles).
Su uso y puesta en boga es cíclica, cada cierto tiempo surgen líderes carismáticos con el mismo ideario ultraliberal: llaman a dejar de mantener un estado parásito, forman movimientos multitudinarios, su fama crece como espuma hasta que choca con la realidad al mudarse a uno de estas entidades libres.
En promedio quienes emprenden la aventura no duran más de año y medio viviendo en plena libertad, asumiendo plenas responsabilidades.

Categorías
A06-Mercaderes m08 Sistema federal Viaje

Concesión gubernamental

[Microrrelato (427p.) de la Parte II de El viaje]
-De cómo federarse puede ser base de gobernabilidad entre mercaderes

Fue frenética la caída en la bolsa (vacía) del gobierno de una de las  provincias más prósperas.
Una serie de escándalos políticos hizo que perdieran en pocos días gran parte de su soporte, produciéndose de inmediato un cambio de poder.

En esa nación el gobierno, en cada nivel y circunscripción, es ejercido por fundaciones sin fines de lucro que cotizan en un mercado bursátil especializado donde la ciudadanía participa de forma constante y libre sin recibir una recompensa monetaria.
Allí gobernar es un servicio, es coordinar los asuntos públicos  de un territorio determinado, es un monopolio natural que se da en concesión a la organización que mejor esté valorada por la sociedad, y que esté disponible:
Una concesionaria no puede gobernar en más de 23% de las entidades federales (ya sean provincias de la nación o municipios de una provincia) ni tampoco pueden tener bajo su mando a más del 19% de la población de la nación o de una entidad. Cada una de ellas, dependiendo del respaldo que tenga, elige el proyecto que considere más acorde a su perfil pues las costumbres y tradiciones legales suelen ser muy específicas para cada lugar, llegando a ser diametralmente opuestas en ocasiones, incluso entre entidades vecinas.

La concesionaria en cuestión perdió su principal gobierno provincial al dejar de estar entre las mejor cotizadas y tiempo después, al profundizarse la bajada, perdió más influencia aún y se tuvo que conformar con unos pocos municipios.
También salió de la directiva del gran comité pero eso fue lo menos traumático. Es una autoridad nacional débil, sólo cumple funciones de coordinación y de control (de allí surgieron los escándalos que sacudieron la bolsa de gobernabilidad).  Está compuesto por seis representantes de cada provincia, designados de dos en dos cada tres años por los gobiernos locales y su directiva la conforman los representantes recién nombrados de las siete provincias que más recursos hayan aportado de aquellas que tengan más de un decenio sin ejercer tales funciones (así compensan las votaciones plutocráticas en su seno).

La agrupación que solía ser vista como la tercera opción se hizo cargo del gobierno, fue la que salió favorecida de la redistribución de capital político.
Tendrá cuatro años de gracia en los que será evaluada de forma constante en la bolsa, en los que definirá no sólo su continuidad en dicho gobierno sino la posibilidad de expandir su prestigio e influencia en otras provincias de la nación.
Allí cada provincia es autónoma, sólo aceptan estar entrelazadas por facilitar la búsqueda de los mejores gobiernos posibles.

Categorías
A06-Mercaderes m07 Sentido cívico Viaje

Una bolsa vacía de peso

[Microficción (431p.) de la Parte II de El viaje]
-De la utilidad de un sistema bursátil sin fines de lucro-

Las instituciones públicas más fuertes entre mercaderes son las encargadas de fomentar la competencia (y de luchar contra los monopolios).
La más popular, como es de esperarse, es una bolsa de valores. Pero no es una bolsa convencional, es una de capital representativo y negociaciones anónimas conocida como bolsa vacía, pues en ellas no se gana dinero. Sólo sirve de base para mejorar la competencia interempresarial.

En ella se transan fichas que representan a las empresas, o mejor dicho, que representan la contribución de las empresas al desarrollo sustentable de la economía, la reputación ligada a su responsabilidad social, ambiental y productiva.
La ficha base, o semilla, es la relacionada a la bolsa misma. Cada ciudadano recibe cada año tantas de estas fichas como años de edad tenga, empezando a los 23 años, y además se le rembolsan aquellas que haya gastado el año anterior, premiándose así la participación constante.
Con esas fichas, o fracciones de ellas, se pueden adquirir aquellas otras correspondientes a las empresas que consideren merecedoras de incentivos fiscales, con lo que se evalúa el aprecio que la sociedad tiene por cada cual.

Para evitar coacción los intercambios son secretos. Además se usa criptografía a doble cara y una gobernanza distribuida contra el fraude y la adulteración de los registros:
En los centros de consultas, un funcionario verifica la identidad del ciudadano y genera un código criptográfico, la primera cara. Luego el ciudadano da las bases para la otra cara del criptograma, con lo que surge una huella única e irrepetible.
Finalmente el corredor hace todas las operaciones que tenga a bien. Las puede realizar de inmediato y/o dejarlas programadas (incluso para que sea recurrente en años posteriores), con lo que evita que se pueda deducir quién hizo cuál transacción por el momento en que asistió a la sede de la bolsa.
Los registros son fijados por casas matrices al resolver problemas matemáticos que dependen del resultado del anterior problema y de los propios datos tratados, con lo que una vez asentados no se pueden variar sin corromper los registros posteriores. Cada solución debe ser verificada por las demás casas para que sea definitiva.

Las buenas o malas negociaciones de los participantes sólo modifican la influencia que tiene cada quien en el sistema, nada implica una ganancia económica. Es más bien un deber ciudadano, es la leve contribución que se da para que todo funcione cada vez mejor.
Además es una forma de restarle (aún más) poder al estado: Mientras más personas participen, con más frecuencia, será mayor la proporción de lo recaudado por el estado que se destina a dicho sistema.

Categorías
A06-Mercaderes m06 Leyenda o historia Viaje

Asentamientos comerciales (#067)

[Microficción (337p.) de la Parte II de El viaje]
-Del surgimiento y expansión territorial de los mercaderes-

Dicen que todo empezó por casualidad.
Era un pequeño paraje para descansar, un paraje donde confluían muchas rutas entre diversos pueblos
Los visitantes de esos pueblos traían consigo sus costumbres y enseres propios, bienes exóticos para todos los demás, y por ello apetecibles, muy apetecibles.
Mercancías a fin de cuentas.

Quienes llegaban con tales bienes no se daban cuenta de su singularidad pero los lugareños sí, y pronto empezaron a viajar de un pueblo a otro y a otro más distante cada vez. Al principio por curiosidad, luego para mercar.
Quienes estaban más interesados en ofrecer estabilidad conformaron un comité ejecutivo. Poco a poco aquel paraje se convirtió en referencia universal y sus gentes, los mercaderes, se volvieron adinerados.

Nunca dejaron de explorar, no sólo los territorios sino también sus propias mentes. Empezaron a innovar, a crear bienes cada vez más sofisticados que atraparan la imaginación de propios y extraños.
Hubo una época de estancamiento, los límites de su entorno los mantenían cautivos. Hasta que desarrollaron, hay quienes dicen que por azar, nuevos métodos de transporte y de comunicación, pudiendo así acceder a tantísimos territorios cercanos y ricos pero inexpugnables.
De repente se dio la gran expansión. Se conformaron grandes consorcios para explorar y explotar los nuevos territorios. Establecieron asentamientos comerciales, cada cual según las características del terreno, cada cual especializado en sus asunto.
La mayoría constituyeron una confederación, sólo dos quedaron por fuera: uno por necesidad y otro por azar.

El comité ejecutivo no dictó normas, como es su tradición, sólo hizo que se cumplieran y refinaran los contratos que fueron surgiendo.
Pero además, tal vez lo más importante, la metrópoli más antigua impuso condiciones para que las nuevas entidades comerciaran con ella. Condiciones que giraban en torno al respeto del derecho de las gentes, en especial de los migrantes de sus tierras.

Dicha actitud no sólo fue por buena voluntad, de hecho fue sobre todo por un cálculo político-económico: Evitar las costosas migraciones masivas que ocurren cuando los gobernantes maltratan a sus pueblos.

Categorías
A06-Mercaderes m05 Cohesión social Viaje

La supremacía bursátil (#051)

[Microrrelato (391p.) de la Parte I de El viaje]
-De la mayor fuente de acuerdos sociales básicos entre mercaderes-

El dinero es sólo una herramienta para medir la inclinación de ánimo, o interés, de la sociedad hacía un bien, entidad o servicio.
Por eso la institución más importante entre mercaderes, incluso más que las estatales, es la bolsa de valores. Allí se determina el interés que tiene sociedad sobre cualquier materia o concepto imaginable, desde bienes y servicios hasta el funcionamiento de un gobierno.

El conjunto de edificios del complejo bursátil es alucinante. Fue el primer lugar al que nos llevaron a visitar (y al que más fuimos en general).
Me sorprendió la cantidad de jóvenes que había haciendo trámites.
A todo mercader, de cualquiera de las naciones, al cumplir 19 años, se le asigna una cuenta bursátil para operar instrumentos financieros básicos y con montos bajos. En la medida que demuestra entender los mecanismos de descubrimiento de precios, y ya cumplidos los 23, el corredor puede transar derivados y hacer operaciones apalancadas.
A partir de los 29, o con más de 11 años de experiencia, no hay restricciones más allá de las que dictan la lógica básica y las cláusulas contractuales que previenen el fraude, el monopolio y el abuso de información y/o autoridad

Las salas de operaciones son menos movidas de lo que imaginaba. Se siente una suave tensión, una tensión casi sacra.
La mayoría de la gente actúa con calma y parsimonia, sólo usan la bolsa como medio de cobertura, como una herramienta para hacer más eficiente su actividad productiva. Al menos así lo expresaron todos los lugareños que conocí.
No hay demasiado espacio para el arbitraje pues todos saben de finanzas. Todos gustan de mercar lo que producen así sea poco eficiente, lo hacen como pasatiempo. Por ello no hay espacio para la reventa, casi nadie se dedica en exclusiva al comercio.

Una práctica destacable es en torno a las empresas relacionadas a monopolios naturales pues la asignación, o retiro, de concesiones depende de la capitalización bursátil de cada cual.
Los usuarios determinan esa capitalización. De manera periódica se emiten nuevas acciones, entregándose la mitad a los usuarios (por lo general siete acciones cada año) y dándoles plena libertad de mercar con ellas. Así, sus expectativas sobre el valor futuro de las empresas, basados en el desempeño actual, hace que el precio por acción fluctúe y con él la capitalización y probabilidad de obtener nuevas concesiones (y con ello más usuarios y mayor capitalización…)

_
*Nota: Éste es el último escrito sobre los mercaderes tradicionalistas y también de la Parte I de El viaje. Si aquí hablé sobre algunas herramientas para alcanzar acuerdos sociales, a continuación hablaré sobre otra más para fomentar la unión de naciones disparejas.