Categorías
A13-Votantes m02 Cambios de gobierno Viaje

Las elecciones simultáneas

[Escrito mínimo (463p.) de la Parte IV de El viaje]
-De cómo los votantes eligen sus tres poderes públicos políticos-

La representación popular se actualiza de manera constante con elecciones anules.

Los años pares se alternan las elecciones de mayor nivel. Cada seis años se hacen las nacionales, dos años después las de una mitad de las provincias y luego de dos años las de la otra mitad.
En los años impares se hacen las elecciones municipales, la mitad de los municipios de cada provincia (4 años de mandato). En los lugares donde no hay elecciones municipales ni provinciales se hacen las distritales (para dos o tres años de mando).
Así, todos los años se actualiza algún nivel de gobierno, su directorio y el cuerpo legislativo del nivel superior.

Cada votante apoya múltiples candidatos, numerándolos.
El gobernante de cada entidad es electo por voto preferencial: Si un candidato obtiene la mayoría absoluta de las primeras preferencias queda electo para el cargo. Si ninguno lo logra, se suman las segundas preferencias de las papeletas del candidato menos votado, quedando éste fuera del conteo. Si nadie alcanza la mayoría se suman las del segundo candidato menos votado y así en sucesivo.

Los miembros del directorio son electos por consenso en el tiempo a lo largo del territorio:
Para ello cada quien debe ser apoyado por más del 31% de los votantes en todos los circuitos (o entidades federales) en tres elecciones consecutivas y por más del 47% en cada una al menos una vez, privilegiándose los últimos comicios. Al ser votaciones de apoyos múltiples, muchos candidatos logran cumplir tales requisitos, por lo que se estableció que la cantidad de directores no sería mayor a once.
El director general será quien haya obtenido apoyo de al menos la mitad de los votantes en más entidades federales en la última elección.

Por otra parte, los cinco candidatos con más apoyos de una entidad federal (excepto el gobernante recién electo) representan a la entidad en una asamblea superior: Los más votados de un municipio, por ejemplo, representaran al mismo en su respectivo parlamento provincial. No importa el nivel de preferencia con que fueron votados, en la primera etapa sólo se cuentan los apoyos en general.
Todos los votantes deben estar representados en las asambleas legislativas por un diputado específico, con lo que cada diputado tiene un poder de voto igual al número de ciudadanos que representa. Para ello, una vez que se proclaman los cinco ganadores, se designa su poder de voto repartiendo primero los votos de primera preferencia de cada papeleta, después los de segunda de las no asignadas y así en sucesivo.

También hay una gran convención nacional cada seis años donde se reúnen los tres líderes más apoyos en cada municipio. Se realiza un mes después de las elecciones municipales del año siguiente a las nacionales.
Es la primera prueba de popularidad del presidente en ejercicio.

Categorías
A12-Técnicos m02 Cambios de gobierno Viaje

Cambios de prioridades

[Microcuento (433p.) de la Parte IV de El viaje]
-De quiénes coordinan las decisiones generales entre técnicos

Acababa de haber un cambio en el gobierno central.
La coordinación de asuntos educativos pasó al control de una agrupación política, o concesionaria, que había mostrado buenas resultados en el mejoramiento de aspectos específicos de la enseñanza básica.

En esa nación cada coordinación (análoga a un ministerio) es asumida por la concesionaria que haya tenido mayor influencia en más provincias en el último decenio.
El gobierno central es débil. Se hace un congreso nacional anual entre las concesionarias pero es sólo para compartir prácticas experimentales y casos de éxito. La mayoría de las políticas públicas son decididas, ejecutadas y supervisadas en las provincias.

Por ejemplo, las encuestas certificadas respecto a la educación básica en los últimos años mostraban un interés cada vez mayor en muchas provincias por mejorar la comprensión lectora desde la niñez, así ello le quitase espacio (o presupuesto) al desarrollo de otras capacidades y actitudes.
Al mismo tiempo, en los gobiernos en que participó la susodicha concesionaria se vieron los mayores avances en ciertas pruebas relacionadas, como las de composición literaria por ejemplo, con lo que se le fue asignando la administración educativa en cada vez más entidades hasta que tomó el control de la coordinación nacional.
En este caso las encuestas se hacen a los padres en todos los colegios, y en las sedes magisteriales a los maestros y público en general. La frecuencia con que participa cada individuo determina su grado de interés (y qué nivel de prioridad le da respecto a los demás asuntos) pero no aumenta su influencia: Todo ciudadano tiene derecho a un voto por año, el cual se puede dividir. Es decir que si se participa diez veces por año en cada ocasión valdrá un décimo, o al menos deberá tender a ello.

La educación no suele estar entre los asuntos más prioritarios. Antes está, por ejemplo, la economía, la seguridad, la gobernabilidad, la justicia. Por lo que quienes dominan tal cartera tienen un papel secundario en las decisiones más importantes.
El gobierno nacional está compuesto por las concesionarias con más atribuciones a nivel provincial.  Su objetivo es coordinar políticas generales para que sean más efectivas y duraderas, pero deben tener la anuencia de quienes tienen el poder en cada entidad federal con lo que cada coordinación está presidida por la agrupación encargada de un ámbito dado en un mayor número de provincias.

La conformación de los gobiernos provinciales, y con ello la del nacional, cambia de manera constante pero predecible ante la percepción de avance o no en los asuntos prioritarios y ante la variación misma de las prioridades en cada localidad.

Categorías
A11-Militantes m02 Cambios de gobierno Viaje

Las decisiones de partido

[Microcuento (443p.) de la Parte III de El viaje]
-De algunos tecnicismos que ilustran el balance de poder entre militantes

La debacle electoral en esa ciudad se fue formando poco a poco: El partido fue perdiendo distritos sin que sus dirigentes le dieran importancia, creyeron que las aguas volverían a su curso, como siempre había pasado.
No prestaron atención hasta que fue demasiado tarde.

Entre militantes gustan de la estabilidad política, evitan los eventos históricos y las situaciones tensionantes. Prefieren las votaciones parciales que van marcando tendencias.
Cada distrito convoca elecciones de forma autónoma cada tres años, o antes. Al menos 2% de los ciudadanos deben ser consultados cada mes. Un partido con más de 31% de los votos en un distrito puede adelantar un año las elecciones, pero después no lo podrá hacer de nuevo por una década. Una agrupación con más del 43% de los votos puede hacer un adelanto de hasta dos años.

Todo ciudadano está inscrito en un partido, cuya ideología comparte y quiere que se fortalezca. Cuando la dirigencia no actúa en pro de sus intereses el militante está en el derecho, e incluso en la obligación, de votar por la organización que ayude a proteger sus ideales.
Si se realiza una votación en un distrito clave y el partido que gobierna un municipio pierde la mayoría, el alcalde permanecerá en el poder hasta el final de su mandato de tres años. Si ya lo ha finalizado, tiene hasta tres meses de gracia para dejar el cargo. En ese lapso es común que el partido convoque elecciones en los distritos que considere pertinente (si puede en alguno) para intentar volver a ser mayoría pero sólo tiene dos meses para hacerlo, el último mes de gracia no se pueden hacer elecciones.
Las opciones de votación siempre son los partidos políticos, no individuos particulares. Es usual que los partidos destituyan a los mandatarios designados como símbolo de rectificación.

Todas esas elecciones afectan el balance de poder en la asamblea nacional, poco a poco.
La asamblea nacional es el lugar por excelencia para realizar negociaciones. Allí se reúnen quienes detentan el poder con quienes podrían hacerlo en un futuro cercano. Por eso el partido con más votos en cada distrito tiene derecho a nombrar dos representantes (locales) a la asamblea por medio de un buró de interesados, mientras que el segundo partido más votado puede nombrar a uno solo.
Las propuestas legislativas surgen de los partidos y, después de la negociación y aprobación en la asamblea, los proponentes son calificados por sus propios copartidarios.

Es usual, e incluso bien visto, que los partidos intercambien las jurisdicciones más pequeñas que gobiernan para alinear los esfuerzos en los distintos niveles de poder, aunque siempre respetando condiciones mínimas que definen las ideologías y doctrinas.

Categorías
A10-Presidentes m02 Cambios de gobierno Viaje

Legitimidad en el tiempo

[Microrrelato (359p.) de la Parte III de El viaje]
-De los contrapeso cuando solo un tipo de institución es respetada-

El consejo de ministros es el órgano más importante de esta pequeña nación, o al menos el más activo.

Cada presidente tiene la potestad de emitir decretos con rango de ley, además de las decisiones ejecutivas, sólo con la venia de su consejo de ministros.
Las votaciones en el seno del consejo son secretas y el presidente sólo puede reemplazar a un ministro con el apoyo de un tercio de los mismos (requiriendo una mayoría absoluta para crear o eliminar un ministerio entero).

Una ley se vuelve orgánica con su ratificación en el tiempo, es decir si un presidente distinto la aprueba, con la venia de su consejo.
Mientras más presidencias ratifiquen una ley más se necesitarán para derogarla, y siempre con el apoyo de una mayoría de los ministros proporcional, como mínimo, al promedio con que ha sido ratificada. Si dos leyes se contradicen, prevalecerá la que haya sido reafirmada más veces.
Además existe un consejo territorial donde se debaten y emiten propuestas de ley (sólo propuestas) que en ocasiones influye en las decisiones de la presidencia nacional. Está conformado por delegados nombrados por los presidentes provinciales en un número proporcional a la población de la respectiva provincia. Cada delegado es inamovible por seis años y cada dos años se renueva un tercio de cada delegación.

Para poder ser aplicadas las leyes electorales, y cualquier otra que afecte el ejercicio de la presidencia, además de requerir la ratificación de dos presidencias, debe contar con el visto bueno de las contralorías en cada periodo.
La contraloría nacional es la segunda institución más importante, juega un rol censor mucho más silente. Surge de la elección presidencial y está compuestas por los cuatro candidatos que obtuvieron más votos después del ganador. La preside el miembro que más votos haya obtenido en dicha elección, quien además de llevar la agenda tiene voto doble en caso de empate en las decisiones internas.

La contraloría además debe aprobar los asuntos de estado, desde créditos y compras extraordinarias hasta tratados internacionales y declaraciones de guerra.
Son comunes las reuniones entre el presidente (del consejo de ministros) de la nación y el (presidente) contralor.

Categorías
A09-Dictadores m02 Cambios de gobierno Viaje

Una estructura poderosa (#068)

[Microficción (367p.) de la Parte II de El viaje]
-De lo que se podría hacer pero no se hace por falta de tiempo-

Un dictador tiene poder absoluto hasta el final de su mandato. Ello incluye fijar el método de elección del siguiente dictador, al menos según la tradición.

Desde hace mucho los dictadores no cambian la estructura de poder. El único motivo válido para intentar hacerlo sería mantener el poder mismo pero ya está más que demostrado que eso es imposible.
No vale la pena intentar nombrar a un sucesor títere. Un supuesto títere con plenos poderes podría destruirte con facilidad.

A lo largo de la historia, en la gran mayoría de los casos, los dictadores han sido nombrados por una asamblea nacional, de entre los gobernadores de provincia.
Dicha asamblea, conocida como comicio, suele estar compuesta por los alcaldes y se reúne y delibera por una semana, justo antes de que acabe el periodo asignado al dictador saliente.
Tiene dos misiones: Elegir a un nuevo dictador y fijar los objetivos específicos que éste debe cumplir (y el tiempo máximo que tiene para ello). Esto último lo ha de concluir en cinco días, quedando dos más para recibir las postulaciones, discutir las propuestas de cada candidato para cada objetivo fijado y, al séptimo día, elegir al dictador.
La elección es a conciencia, y por tanto secreta.

El dictador al terminar su tarea, si lo desea, puede convocar al mismo comicio (con los mismos miembros así ya no ejerzan los mismos cargos) y solicitar su evaluación a conciencia. Si obtiene más votos que aquellos con que fue electo podrá postularse de nuevo como dictador pasados al menos diez años, rara vez a sucedido.
El dictador puede hacer lo que quiera para alcanzar el objetivo encomendado pero está demostrado que diez años no alcanzan para reformar el sistema.
Es mejor dejar que la burocracia siga su curso y no perder el tiempo intentando controlarlo todo. Es mejor que los gobernadores sigan eligiendo a los alcaldes, de entre los jefes de distrito, y que estos sean electos por asambleas locales, a mano alzada.

Es absurdo intentar crear un sistema de control cuando sólo se dispone de diez años para gobernar. Es imposible crear alianzas cuando una de las partes siempre tendrá poder absoluto, cuando no hay forma de ejercer presión.

Categorías
A08-Parleros m02 Cambios de gobierno Viaje

Representación absoluta (#062)

[Microficción (367p.) de la Parte II de El viaje]
-De cómo los parleros se involucran a fondos en los asuntos nacionales-

También fuimos al Capitolio, un lugar frío y aburrido, con un hemiciclo encerrado, vetado.
Aunque el Parlamento Nacional es a veces ignorado e incluso despreciado, allí es donde se armoniza la vida de esa nación, allí es donde se engrana y se pone en marcha la política.

Para tratar asuntos nacionales cada cabildo nombra cinco delegados, sin importar su tamaño ni su población ni su poderío.
La elección es autónoma en cada cabildo y se hace en dos rondas: En la primera ronda (de selección) cada votante puede apoyar hasta dos candidatos, así es posible resaltar opiniones ocultas y posibles puntos de consenso.
Los cinco candidatos con más apoyos se someten a la segunda ronda (de redistribución) donde cada ciudadano vota por el candidato que quiere que le represente, por sólo uno de los cinco.
Todo ello para que cada votante sepa con precisión quién representa sus intereses, quién transmite su voz. (Una necesidad espiritual entre ellos.)

Las rondas de selección se hacen cada cinco años a menos que una minoría base (de un tercio de los votos o de los delegados) del parlamento nacional convoque a elecciones. Por otra parte puede haber una ronda de redistribución cada 29 días, si así lo desea una minoría sencilla del cabildo (un décimo de los ciudadanos activos). Esto último no produce convocatorias constantes, una tras otra, sin parar, porque cada ciudadano sólo puede usar dicha prerrogativa una vez cada 353 días.

Según la tradición para cada asunto se puede conformar un parlamento distinto, con distintos delegados, pero en la práctica desde hace mucho el proceso se ha simplificado.
En lugar de ello se da la posibilidad de hacer votaciones adicionales de redistribución de votos cuando no se llega a decisiones firmes. Para que la decisión sea firme en primera votación debe ser de dos tercios de los votos representados, si no se alcanza se deberá convocar una segunda votación, dando suficiente tiempo a que los cabildos que deseen redistribuyan sus votos. En la segunda votación sólo se necesita la mitad de los votos representados.

Toda decisión pasa por dicho proceso. Por ello es considerado un régimen dubitativo en exceso, casi inoperante, pero nadie se queja, sólo disfrutan discutir nimiedades.

Categorías
A07-Nativos m02 Cambios de gobierno Viaje

Acuerdos calificados (#045)

[Microrrelato (347p.) de la Parte II de El viaje]
-De los cambios fundamentales entre nativos, incluyendo al soberano-

De repente la tensión política se incrementó.
Se empezó a discutir sobre cambiar al emperador, algo muy poco común.
El cargo es vitalicio y hereditario, al menos que dos tercios de los feudos decida algo distinto, desde declarar incapacidad del emperador, removiéndolo del cargo, hasta ampliar o restringir lo que se considera familia real, cambiando la línea sucesoria.

La mayoría de las señorías estaban de acuerdo pero no alcanzaban los dos tercios. A mí me pareció exagerado exigir tan abrumadora mayoría, y así se lo comenté a uno de nuestros anfitriones: Me explicó que en ese caso ven preferible la estabilidad de un mal gobernante que la indecisión de la voluntad de una mayoría simple, mayoría que en cualquier momento se vuelve en contra.
A fin de cuentas el emperador es sólo un funcionario incómodo que da algo de mala imagen internacional. No tiene tanto poder como para ser un problema real.

Dicha discusión se desarrolló en el seno de un congreso anual que reúne a las señorías de todos los feudos.
Por lo general en dicho congreso sólo se plantean asuntos técnicos, problemas comunes, y se coordinan posibles soluciones entre feudos específicos (si un acuerdo involucra a dos tercios o más, pasa a ser ley imperial).
Pero el congreso de ese año había sido retrasado en un intento por reunir la susodicha mayoría calificada y poder producir cambios en la jefatura imperial.

El papel de emperador es cada vez más simbólico pero quien lo ejercía en ese momento quería devolverle al cargo sus supuestas glorias de antaño y para ello necesitaba deshacerse de docenas, o quizá cientos, de tratados firmados entre las señorías durante siglos.
Cabe destacar que ni siquiera en sus mejores tiempos el emperador tuvo poder ejecutivo, nunca tuvo ejército a su disposición, por ejmplo, sólo comandaba las tropas que las señorías cedían (por un tiempo predeterminado).

Por ello el plan del emperador parecía ser a largo plazo e involucrar a varios de los familiares de la línea sucesoria: Necesitaba cambiar las tradiciones, la idiosincrasia de la nación.
Por ello las señorías concertaron la forma de agregar sucesores menos ambiciosos, tal vez con rencores personales.

_
*Nota: Éste es el segundo escrito sobre los nativos, perteneciente a la Parte II del viaje, que desde hace mucho dejé iniciado.
En los siguientes escritos continuaré recapitulando lo que he dejado más tiempo descuidado de la misma sección (aunque aún no he terminado la Parte I). En específico será sobre los prolíficos.

Categorías
A06-Mercaderes m02 Cambios de gobierno Viaje

Contratos necesarios (#036)

[Relato (397p.)  de la Parte I de El viaje]
-De la composición y funciones de los entes de gobierno entre mercaderes-

Gobierna el libre mercado, y como tal se va ajustando poco a poco.
Los puestos en el consejo ejecutivo no son vitalicios, mucho menos hereditarios. Todos los años debe salir al menos el 7% de sus miembros, pudiendo ingresar un número indefinido.
Si tal proporción no es removida (por mayoría de dos tercios) ni hay renuncias suficientes, saldrán aquellos miembros que hayan ejercido durante más tiempo.

Aunque es conocido como consejo ejecutivo, es un ente deliberativo cuya principal función es aprobar presupuestos y velar por su cumplimiento.
De su seno se elige un presidente y éste nombra una junta directiva (ente ejecutivo) de entre quienes hayan estado más cerca de alcanzar la presidencia. Dicha junta se debe renovar cada vez que cambie la composición del consejo en un 29%.

El consejo no hace leyes, sólo se encarga de registrar los contratos entre particulares para que exista una referencia clara. Existe todo tipo de contratos, desde comerciales hasta matrimoniales, pasando por los laborales y residenciales. Se registra no sólo el documento en sí, si no todas las modificaciones hechas y los motivos que las hicieron necesarias (vacíos legales que produjeron algún conflicto).
No hay leyes de convivencia ciudadana, los susodichos contratos y la creencia general en el dinero como mediador parecen ser suficiente entre ellos.

Para entrar al consejo se requiere el respaldo público de, al menos, un cuarto de los miembros. Se ve como algo natural la compra de los puestos (demuestra el interés que tiene el oferente).
Además hay miembros de segundo grado, encargados de abogar por intereses colectivos ajenos, que son conocidos como representantes. No pueden formar parte de la directiva y en lugar de requerir respaldo de otros miembros del consejo lo requieren de 1,31% de los contribuyentes de la entidad dada, junto al pago de la membresía, por supuesto.

Se firman contratos para que dichos representantes mantengan una postura determinada ante tópicos específicos (pudiendo mercar con los demás tópicos). Esos contratos suelen incluir reuniones, o asambleas, de rendición de cuentas y definición de objetivos, además de estipular el pago a realizarse según lo que se logre alcanzar.
Los más afamados representantes están entre los llamados sofistas. Dominan la retórica pero no creen en la moral, siento capaces de defender un argumento dado por falso sin el menor remordimiento: Pues todo, si se le detalla bien, puede ser definido como «falso con apariencia de verdad».

_
*Nota: Ésta es la continuación de Afluencia por interés (Cap11), y ya que hace mucho que no describo una nueva parada de nuestro viaje, el próximo escrito será sobre los nativos.

Categorías
A05-Monarcas m02 Cambios de gobierno Viaje

Traspaso de coronas

[Microrrelato (337 p.) parte de El viaje]
– De la importancia que se le da a los nietos entre monarcas

Ser rey en sí mismo no es demasiado pretendido: son muchas más las obligaciones, con respecto a ser duque, que los beneficios que trae consigo. Los duques dirigen la política económica y social de sus ducados, dejándole la jefatura de estado al rey.
Por eso los seis duques del reino no disputan el trono al séptimo, aunque siempre estén dispuestos a ocuparlo: Nunca dejará de ser un honor representar al reino, dicen.

Al morir el rey, sólo puede heredar el trono aquel vástago que tenga el hijo(a) mayor, es decir, se sigue la línea sucesoria que lleva al nieto(a) mayor del rey. Si el rey no tuvo nietos en vida asumirá el duque que tenga el hijo(a) con más descendientes, sin importar sus edades.
Igual pasa con el ducado con respecto a los marqueses. Cada ducado tiene 17 marquesados y 53 condados (los marquesados son condados fronterizos, por ello se les da mayor relevancia).

Por su parte, si un marqués o un conde no tiene nieto(a) en vida, la corona pasa al hermano(a) que más nietos tenga. Si ninguno tiene (lo cual ha ocurrido en un condado, a lo sumo, por generación), queda en manos del duque la designación, a menos que el rey decida que es un asunto primordial para la unidad del reino, y actúe en consecuencia. En todo caso dicha designación ha de recaer sobre un pariente con, al menos, tres nietos.

Igual pasa en la vida privada:
Los bienes de fortuna, cuantiosos o escasos, son heredados por el descendiente que haya dado el nieto(a) mayor. Si no hay nietos, las leyes y tradiciones en cada ramo establece los pasos a seguir. Pudiendo la monarquía gubernamental intervenir si avizora algún conflicto que comprometa al reino.

Un monarca puede abdicar de sus deberes, siempre en favor de quien cumpla con el susodicho principio, y con la venía del rey, o del consejo real de ser necesario.
Lo primordial siempre es mantener la estabilidad del reino. Todos los caminos siempre conducen al rey, a la (plaza de la) concordia.

_
*Este escrito es la continuación de Arribo como monocéfalo (del Cap. 07)

Categorías
A04-Religiosos m02 Cambios de gobierno Viaje

A cada quien su carga

[Microrrelato (263 p.) parte de El viaje]
– De cómo Dios designa quién guía a su pueblo –

Hay un número indefinido de sibilas, Dios provee según la carga que puede soportar cada cual y la necesidad de cada fiel.
Una sibila, o guía, se consagra como tal ya sea por sucesión, habiendo sido aprendiz de otra y heredando su cetro, o por aclamación al ser seguida por suficientes creyentes y recibir el reconocimiento de otras sibilas (no hay un número fijo de seguidores ni de sibilas para ello, al menos no de forma oficial). Dicho último método es cada vez menos común pero ha tenido un mayor impacto histórico.

Según la importancia del apostolado y servicio que se preste habrá más, o menos, personas necesitadas, surgiendo el número preciso de sibilas para atenderlas (pues «Dios da a cada quien la carga que puede soportar»), aunque también surgen impostoras nacidas del pecado.

Durante nuestra estancia, el mayor foco de atención estaba en la develación de quién sería la sucesora de una de las sibilas más querida (y poderosa) de la comunidad, de una sibila curandera recién fallecida.
La sucesora la estableció la finada en su testamento, que sería leído en una ceremonia por siete sibilas cercanas junto a la conciliatum, guía encargada de la convivencia pacífica, quien funge como moderadora.

A efectos prácticos, ninguna norma obliga a los creyentes a seguir a la nueva guía, lo que sí los fuerza es toda la información que de ellos hereda. Poder sutil, le llaman.
En este caso, son tantas almas en juego, tanta la información confidencial, que su traspaso podría redefinir la estructura de poder misma de gran parte de la nación.

__
*Este relato es la continuación de Advenimiento bendecido (Cap. 05)