Categorías
A13-Votantes m05 Cohesión social Viaje

Los votaderos permanentes

[Escrito mínimo (451p.) de la Parte IV de El viaje]
-De cómo se garantiza el derecho al voto omnímodo universal-

Las votaciones gubernamentales son sólo una vez al año, pero eso no evita que haya otras muchas votaciones en entes públicos y privados, desde partidos políticos y fundaciones sin fines de lucro, hasta consorcios privados y sindicatos, pasando por instituciones académicas e incluso eclesiásticas, además de las llamadas votaciones plutocráticas (del sistema tributario).

Es un derecho ciudadano poder someter cualquier asunto al voto público, es un derecho que el Estado garantiza poniendo a disposición votaderos (o centros de votación) permanentes con toda la infraestructura y personal técnico necesario.
Son oficinas públicas autónomas que laboran todos los días del año según lo requiera la población local. Hay una de ellas por cada 10.000 votantes y en cualquier poblado demasiado apartado que tenga un mínimo de 619 votantes activos, necesarios para poder garantizar el secreto del voto.
Son los lugares más concurridos de cada ciudad, de cada pueblo: Hay quienes van a diario, siempre encuentran algo que hacer: en especial buscan propuestas novedosas que estudiar, ya sean locales o foráneas.
Son quienes, además de votar por sus asuntos, examinan y comparan consultas hechas para otras ciudades y pueblos e intentan ajustarlas a las necesidades y creencias locales. Son los conocidos como difusores.

En esa esa nación no son comunes los debates.
En su lugar se dan negociaciones implícitas, negociaciones en las que cada nueva propuesta le agrega ligeros cambios a alguna anterior y adquiere mayor o menor significado según sea el apoyo que reciban de los votantes. Negociaciones de la sociedad en pleno pues todo ciudadano tiene derecho a proponer consultas populares (aunque sólo puedan ser presentadas en su propio votadero).
Para que una propuesta sea presentada a todo un distrito, debe ser atendida (con un voto válido) por más del 1% de los votantes activos en el centro de votación del proponente antes de transcurrida una semana. Que una propuesta sea ignorada, es el peor resultado, significa que ni siquiera vale la pena modificarla, que ni siquiera merece ser considerada por nadie más.
Después de ser vista por un distrito puede seguir escalando niveles (municipio y provincia) o puede ser replicada por los difusores de forma aleatoria a lo largo de la nación.

Ante el gran volumen de propuestas, hay una listas de espera para cada nivel, para cada entidad, en las que se toma en cuenta el tiempo que tenga el proponente desde que participó en el proceso por última vez, qué tanto éxito obtuvieron sus últimas propuestas y qué tan activo ha estado en los últimos dos años.
Todo ello sin distinción entre quienes ostentan cargos públicos y quienes no, por lo que es usual que los políticos de carrera enganchen a votantes asiduos para que presenten propuestas por ellos.

Categorías
A12-Técnicos m05 Cohesión social Viaje

Una ciudad universitaria

[Microcuento (413p.) de la Parte IV de El viaje]
-De dónde los técnicos buscan inspiración y paz espiritual-

Fuimos a una gran ciudad universitaria.
Nos recibió en el portal noreste el rector ejecutivo de la institución, que a efectos prácticos realiza las funciones de alcalde mayor de la ciudad, y más adelante conocimos al rector académico, al de investigación y desarrollo y al de artes y humanidades, además de algunos miembros del comité de electores (encargado de nombrar a dichas autoridades, entre otras).

La ciudad es mucho más grande de lo que me imaginé en un principio aunque conserva su estructura de campus universitario.
El ajetreo es constante por toda la ciudad, por cada zona, cada cual con su idiosincrasia propia. Desde la zona industrial, en cuyo centro está la facultad de ingeniería, hasta las zonas culturales, pasando por la comercial y empresarial y por aquellas con vocación médico asistencial. Cada cual administrada por la facultad correspondiente, por medio de su decanato y su consejo que cumplen las funciones ejecutivas y legislativas de un municipio, y que se dividen en distritos correspondientes a las escuelas de especialidades y al ciclo básico.

Todo converge en la zona de convenciones y espectáculos y en un parque central que llaman tierra de nadie, que es como un gran museo al aire libre, cuya administración corresponde a la rectoría.
Ese parque es más bien como un gran taller donde se puede ver toda una gama de personalidades que se mezclan sin cesar en pequeños grupos que hacen desde representaciones artísticas rudimentarias hasta experimentos científicos básicos; rudimentarias y básicos para los expertos pero espectaculares para todos los demás, incluyendo a muchos turistas que deambulan por todas partes en busca de inspiración.
Y es que esa es una de las ciudades que atrae más turismo interno. Pero es un turismo muy particular, es casi de peregrinación religiosa, son viajes de renacimiento y reencuentro espiritual que todo técnico suele hacer cada pocos años.

Tales peregrinaciones no tienen que ser necesariamente a una ciudad universitaria.
Todo pueblo, por pequeño que sea, tiene su propio santuario en torno al cual gira la vida (religiosa) de los lugareños. Es la principal institución académica, un conservatorio artístico o un centro de investigación científica, por ejemplo. Por lo general es el edificio más grande del lugar, donde también se hacen múltiples actividades cotidianas de la comunidad además de las propias de la institución misma.

Siempre ha sido una tradición entre técnicos elegir al azar un destino, o varios, y visitar sus santuarios para despejar la mente y el alma con algo nuevo.

Categorías
A11-Militantes m05 Cohesión social Viaje

Por la gran sala del buró

[Microcuento (467p.) de la Parte III de El viaje]
-Del mayor símbolo de veneración entre militantes

El palacio de gobierno es donde se realizan los actos protocolarios pero es en las sedes de los partidos donde se toman las decisiones de peso.
Visitamos varias de ellas, todas soberbias, intimidantes. Cada cual con su propio estilo, con la simbología representativa de sus doctrinas.

La más ajetreada, por supuesto, fue la sede del partido de gobierno.
El día que fuimos se celebraba la reunión del buró con todos los miembros principales por lo que había más movimiento de lo usual.
Ocurre una vez al mes y siempre se toman decisiones trascendentales, aunque no sean anunciadas de inmediato. Se siente la excitación general sólo contenida por la formalidad protocolar, por la majestuosidad en cada acción.

En especial la gran sala del buró político parece un lugar sagrado, sin duda lo es para muchos.
En la antigüedad el buró estaba conformado por 23 personas que, por la efectividad de sus actuaciones, recibían la confianza de sus copartidarios.
Entre ellos tomaban las decisiones: Uno por uno, con la mayor solemnidad, declaraban si estaban a favor o en contra de una medida y explicaban el motivo. Se acataba lo estipulado y, al saberse las consecuencias de dichas decisiones, se procedía a agradecer o a culpar a los responsables y a reajustar el prestigio de cada quien.

Con el tiempo se fueron sistematizando tales procedimientos para que no perdieran su grandeza, para hacerlos más compatibles con sociedades cada vez más complejas, que requerían cada vez más rapidez en la toma de decisiones y de dirigentes cada vez más especializados en temas específicos, pero siempre cuidando la dignidad de la gran sala del buró.
Siempre se debe buscar que cada asunto sea tratado por las personas con mayor experiencia posible, que generen la mayor confianza entre los copartidarios, que tengan el mayor prestigio posible. La norma se sintetiza en un principio simple: El buró estará constituido por los 23 dirigentes más prestigiosos interesados en un asunto dado…
(Dicho principio básico es matizado) …pero ningún dirigente podrá participar en más reuniones que los miembros de nivel superior, aquellos con más prestigio. Todos tienen la obligación de participar en el buró cuántas veces sea necesario para mantener el sistema funcionando a riesgo de perder prestigio.

A pesar de que la militancia no evalúa de forma directa a los dirigentes (sino a la efectividad de las acciones en que coadyuvan) igual éstos actúan con el mayor respeto y veneración hacia los símbolos y ritos, como si alguna fuerza cósmica pudiese afectar el desarrollo de los acontecimientos.
Por eso las reuniones siguen el mismo ritual desde hace siglos. Sólo ha cambiado la asistencia y el lugar, por ejemplo: según el número de dirigentes principales las reuniones son en la gran sala del buró o no.
En algunos casos incluso pueden concurrir hasta visitantes del extranjero (como yo).

Categorías
A10-Presidentes m05 Cohesión social Viaje

Asistencia esclarecedora

[Microrrelato (401p.) de la Parte III de El viaje]
-De cómo se toman las decisiones más trascendentales entre presidentes

Quienes tienen fuertes convicciones presidencialistas sienten que pueden entrever el alma de un candidato con sólo oírlo hablar en persona. Sus gestos, sus expresiones, su lenguaje corporal ante sentencias específicas son evaluados a profundidad, son determinantes a la hora de tomar La decisión.

Cada ciudadano siente la necesidad de ver al menos una vez a cada candidato. Por eso son muy comunes los mítines y debates públicos, teniendo la particularidad de que la mayoría de los asistentes no suelen ser seguidores ni adversarios, lo cual le da un significado especial a los aplausos, abucheos, ovaciones o rechiflas.
Los asistentes son escogidos al azar por la autoridad electoral usando métodos estadísticos que garantizan que todos los connacionales puedan participar y que en cada ocasión se tenga una muestra representativa de la sociedad local  (al menos lo garantizan con un margen de error mínimo).

Cada candidato ha estudiado las debilidades de sus oponentes y están en la disposición de que queden en manifiesto pero con bastante disimulo. Cada debate a que asistimos, y la campaña en general, fue mucho más cordial de lo esperado.
El objetivo es ganar con más de mitad de los votos para poder gobernar por seis años (y no por cuatro) por lo que los candidatos mantienen un tono conciliador, y más aún si es un candidato a la reelección pues en dicho caso, para gobernar por seis años más, no sólo deberá recibir más de la mitad de los votos, también deberá superar la votación máxima que haya recibido en todos sus postulaciones por el cargo, de lo contrario, si una de las dos condiciones no se cumple, gobernará por cuatro años.
Pero además, si no se cumple ninguna de dichas dos condiciones, es decir si gana la elección pero no rebasa su propia votación máxima ni alcanza la mayoría absoluta de votos, sólo gobernará dos años más. Lo cual es lo más común cuando un presidente es reelecto.

Es tal la cordialidad en los mítines, debates y demás eventos públicos que por instantes se puede sentir un aura mística, casi sacra. Los candidatos más que respetarse entre sí, respetan a los votantes, respetan el momento de recogimiento (y no sólo para la elección a la presidencia de la nación, sino a cualquier órgano, público o privado).
Los candidatos saben que esos eventos son necesarios para el equilibrio espiritual de todo habitante de estas naciones.

Categorías
A09-Dictadores m05 Cohesión social Viaje

La gran guía estratégica

[Microrrelato (383p.) de la Parte II de El viaje]
-De cómo mantener la cohesión para alcanzar un objetivo común-

Estaba a punto de empezar la siempre esperada reunión del dictador con sus consejeros.
Era una reunión pública y notoria, de esas que pueden ser presenciadas por quien lo desee y repercute en las tertulias del populacho por días.

Cada semana el mandamás se reúne con su círculo cercano y algunos cientos de seguidores en los más diversos lugares de la nación, en lugares, por ejemplo, donde se vaya a iniciar un nuevo gran proyecto (ideado por el dictador y alabado por su séquito).
La mayoría de las reuniones es sobre proyectos, propuestas y mecanismos pero nunca faltan las amenazas y los juicios sumarios: En algún momento el dictador hace un pequeño paréntesis, brinda una breve exposición de motivos, ya sea un caso conocido o no, y dicta su sentencia dejando claro el principio supremo que se debe seguir por el bien de la nación.

En los preparativos del evento se podía sentir la tensión, el deseo de que todo saliera a la perfección. Era la primera vez que recibían a ese dictador y nunca se sabe qué extravagancia no cubierta puede desatar la ira de un mandamás.
Todos los dictadores, de todos los niveles y ámbitos, hacen este tipo de reuniones por mero instinto. Permiten simplificar procesos y disminuir burocracia, permite transmitir el mensaje directo a cada persona involucrada (los objetivos por alcanzar, el plan a seguir…), dejando en claro el deseo de que cada quien ponga su mayor empeño en lograr la meta en común, e incluso abre la posibilidad contralora entre pares y aumenta la competencia: Quien consiga los objetivos obtendrá la recompensa sin importar demasiado los rangos o el historial.

Al llegar a la tarima, el dictador se veía confiado y decidido, como quien sabe lo que debe hacer y cómo hacerlo. Se siente como pez en el agua: Dirige el espectáculo con maestría, caracteriza problemas, plantea posibles soluciones y argumenta cuál prefiere, da la palabra a los expertos, a algún dirigente, a los afectados y al público en general, cuenta anécdotas y chistes para invitar a la reflexión y, finalmente, hace un compendio y revela su decisión, absoluta y definitiva.
Durante todo ese proceso deja ciertas incógnitas abiertas de forma sutil pero desafiante, como si fuera parte de su plan maestro. Son incógnitas que nadie debe intentar despejar.

Categorías
A08-Parleros m05 Cohesión social Viaje

Pregones para la unidad

[Microficción (397p.) de la Parte II de El viaje]
-Del mayor punto de referencia tras cada debate entre parleros-

Fuimos a visitar a una de las personas más conocidas de la nación sin ser líder ni detentar un cargo de poder directo.
Si bien la presidencia es respetada por sus méritos técnicos-jurídicos, el cargo más admirado y popular es el del pregonero del parlamento nacional.

Toda asamblea, desde una vecinal o una sectorial (como las escolares) hasta una gubernamental, designa un pregonero para cada sesión de debate. Éste se encarga de hacer la reseña oficial de la misma, resaltando el voto final de cada quien y el contenido formal de la decisión.
Es usual que una misma persona ocupe el cargo por largos periodos, pues siempre es preferible elegir a alguien ya conocido, sólo es necesario que demuestre imparcialidad y conocimientos políticos.
Cada parlamentario, en dicha elección, debe apoyar al menos a tres postulados, mientras que sólo puede nominar a un candidato cada 353 sesiones. Los nominados mantienen tal estatus si reciben el apoyo recurrente de más de un quinto de la cámara.

Visitamos a quien había detentado el puesto más veces durante la última década. Una pregonera, una señora mayor pero aún no anciana, con una memoria infalible sólo superada por su capacidad para leer a la gente.
Ha dedicado su vida a hacer pregones, de joven en asambleas estudiantiles y luego en su vecindad hasta llegar a su cabildo local y de allí ser nominada al parlamento nacional.
Nos cuenta que en cada cual su rol ha sido muy diferente. En especial le atrae los grandes asuntos tratados en el parlamento, y aunque dice extrañar la cercanía entre conciudadanos que se da en los cabildos y las asambleas menores, no cambiaría la majestuosidad del parlamento nacional, su sentido casi espiritual.

Para ella cada votación en el parlamento es como una ceremonia religiosa. Los delegados se levantan uno a uno, dicen un lema (una frase corta que justifica su decisión) y luego el sentido de su voto, empezando siempre por quien representa menos votos para que su voz también sea oída.
Su misión es aglutinar las opiniones y posturas que surgen en el hemiciclo como reflejo de la sociedad, pero sobre todo debe demostrar que siempre se llega a la mejor solución posible, aunque tal vez con algo de lentitud.

Cada debate, cada votación, da como resultado un compromiso donde cada parte obtiene algo según su sincronía con el resto de la sociedad.

Categorías
A07-Nativos m05 Cohesión social Viaje

Festivales vinculadores (#060)

[Microficción (383p.) de la Parte II de El viaje]
-De la búsqueda de la grandeza sin renunciar a lo propio-

Los nativos viven para hacer de su tierra la más admirada, la más importante, la más provechosa.
Saben que para ello necesitan alianzas estratégicas en múltiples frentes, que necesitan que esas alianzas sean fuertes y estables. Lo que se refleja, por ejemplo, en su sistema judicial y en el educativo, dentro del cual se podrían incluir sus mayores eventos culturales: Las celebraciones y festivales conmemorativos de cada comunidad.

Nuestro viaje estuvo marcado por dichas festividades. Solíamos llegar un par de días antes a ver los preparativos y no nos íbamos hasta que todo acaba.
Era normal que nos preguntaran en cuáles otros festivales habíamos estado, cómo nos habían parecido. No tardé en darme cuenta que mis padres respondían con lujo de detalles lo primero (a los nativos les gusta que exploren sus tierras, ello significa que las admiran) pero evitaban contestar lo segundo. Sólo por experiencia propia, cuando ya no había vuelta atrás, entendí la importancia que le dan a los juicios de valor, lo importante que es para ellos compararse con sus pares, y el detalle y la minuciosidad que ponen al explicarle su visión a extranjeros imberbes…

Muchas veces han intentado establecer una gran fiesta nacional, que se celebre en la misma fecha a lo largo y ancho del imperio, pero ha sido imposible a pesar de que está claro que todos quieren pertenecer a la misma nación, a pesar de ser conscientes que necesitan de la unidad para prosperar.
Tal vez sea un deseo innato de ser parte de algo superior, de una nación poderosa sin que ello implique renegar del propio feudo.

La mayor tradición es asistir a las festividades de otras comunidades con frecuencia, al menos a una cada once meses. No para vacacionar ni por aumentar el acervo cultural sino para mostrar respeto a las demás comunidades, a los dueños de otras tierras.
Al principio creía que era consecuencia de los intercambios escolares pero con el tiempo he empezado a creer que es al contrario. Lo más probable es que ese intercambio cultural naciera de forma espontánea en gran parte de la población, que luego lo terminó imponiendo en el sistema educativo para que fuese una práctica general y permanente.

Los nativos parecen creer que para proteger sus características únicas y originales tienen que unirse en aquellas más generales.

Categorías
A06-Mercaderes m05 Cohesión social Viaje

La supremacía bursátil (#051)

[Microrrelato (391p.) de la Parte I de El viaje]
-De la mayor fuente de acuerdos sociales básicos entre mercaderes-

El dinero es sólo una herramienta para medir la inclinación de ánimo, o interés, de la sociedad hacía un bien, entidad o servicio.
Por eso la institución más importante entre mercaderes, incluso más que las estatales, es la bolsa de valores. Allí se determina el interés que tiene sociedad sobre cualquier materia o concepto imaginable, desde bienes y servicios hasta el funcionamiento de un gobierno.

El conjunto de edificios del complejo bursátil es alucinante. Fue el primer lugar al que nos llevaron a visitar (y al que más fuimos en general).
Me sorprendió la cantidad de jóvenes que había haciendo trámites.
A todo mercader, de cualquiera de las naciones, al cumplir 19 años, se le asigna una cuenta bursátil para operar instrumentos financieros básicos y con montos bajos. En la medida que demuestra entender los mecanismos de descubrimiento de precios, y ya cumplidos los 23, el corredor puede transar derivados y hacer operaciones apalancadas.
A partir de los 29, o con más de 11 años de experiencia, no hay restricciones más allá de las que dictan la lógica básica y las cláusulas contractuales que previenen el fraude, el monopolio y el abuso de información y/o autoridad

Las salas de operaciones son menos movidas de lo que imaginaba. Se siente una suave tensión, una tensión casi sacra.
La mayoría de la gente actúa con calma y parsimonia, sólo usan la bolsa como medio de cobertura, como una herramienta para hacer más eficiente su actividad productiva. Al menos así lo expresaron todos los lugareños que conocí.
No hay demasiado espacio para el arbitraje pues todos saben de finanzas. Todos gustan de mercar lo que producen así sea poco eficiente, lo hacen como pasatiempo. Por ello no hay espacio para la reventa, casi nadie se dedica en exclusiva al comercio.

Una práctica destacable es en torno a las empresas relacionadas a monopolios naturales pues la asignación, o retiro, de concesiones depende de la capitalización bursátil de cada cual.
Los usuarios determinan esa capitalización. De manera periódica se emiten nuevas acciones, entregándose la mitad a los usuarios (por lo general siete acciones cada año) y dándoles plena libertad de mercar con ellas. Así, sus expectativas sobre el valor futuro de las empresas, basados en el desempeño actual, hace que el precio por acción fluctúe y con él la capitalización y probabilidad de obtener nuevas concesiones (y con ello más usuarios y mayor capitalización…)

_
*Nota: Éste es el último escrito sobre los mercaderes tradicionalistas y también de la Parte I de El viaje. Si aquí hablé sobre algunas herramientas para alcanzar acuerdos sociales, a continuación hablaré sobre otra más para fomentar la unión de naciones disparejas.

Categorías
A05-Monarcas m05 Cohesión social Viaje

Leyendas y profecías (#038)

[Microrrelato (263 p.) de la Parte I de El viaje]
-De la función que desempeñan los bardos en la unidad del reino-

Fuimos invitados a una gran celebración vernal.
En el camino me explicaron que estaría dirigida por un bardo, una persona encargada de mantener desde las crónicas y genealogías del reino hasta las tradiciones y costumbres en general.

Los bardos son grandes historiadores, filósofos y analistas políticos, aunque lo velan con un manto místico, con leyendas y profecías que atraen a las masas y se propagan con facilidad para luego ser de nuevo recopiladas, llenas de verdad.
Cada uno tiene su propio seminario, donde desarrolla su escuela, y cuya dirección hereda a su vástago más prolífico. Además suelen ser llamados como asesores, pero dichos cargos no son siquiera vitalicios.

La ceremonia a la que nos invitaron es la más importante del reino, la dirige el bardo elegido como consejero de estado por el monarca gobernante.
Empezó con un hermoso poema épico, conocido por todos, al que poco a poco el declamador le fue agregando pequeñas dosis de actualidad hasta que terminó dando sus más temerarias predicciones.
Manejó a la audiencia a placer, manteniéndola expectante, haciéndole interpretar verso por verso, cada quien según su consciencia, y vislumbrar sus implicaciones tanto en el devenir del reino en general como en los avatares de sus propias vidas privadas

Recuerdo que mis padres me hicieron notar cómo, al final de sus palabras, el bardo recalcó que lo más importante siempre será mantener la unidad del reino, que la buena voluntad debe imperar, que la providencia bendice a quienes hacen sacrificios personales por el bien colectivo.
Era una religión al servicio del estado, aunque no se le diera un nombre oficial.

_
*Nota: Este escrito es el quinto y último del Capítulo 07. Hasta aquí había creído en la honorabilidad de los monarcas pero en este aspecto se parecieron demasiado a los tiranos que dicen ser religiosos (Cap08), a quienes volveré en el siguiente escrito.

Categorías
A04-Religiosos m05 Cohesión social Viaje

Convivencia entre dogmas

[Microrrelato (331 p.) parte de El viaje]
– De las posturas prácticas y filosóficas en medio de múltiples credos –

Si bien es considerada una nación gobernada por Dios, hay múltiples regímenes locales, de todo tipo y tamaño, encargados de los asuntos seculares. 
Las guías espirituales con más seguidores en una región supervisan el buen funcionamiento de tales regímenes, teniendo la última palabra en caso de controversias y pudiendo destituir funcionarios, bajo condiciones que varían según el caso.

Las diferencias entre los dogmas de las sibilas se hacen evidentes al ser aplicados sobre las susodichas autoridades seculares. Es común, y predecible, que las sibilas se aprovechen de tales potestades cuando logran la hegemonía espiritual en una región, pasando desapercibido a menos que intenten socavar la autoridad de alguna otra sibila. Entonces pueden llegar a ser declaradas herejes por las demás, quedando abierta la posibilidad de una guerra santa (si así Dios lo quiere).

Ha habido muchos intentos de secesión, varios exitosos, algunos sólo temporales. Hay quienes creen que es deber de toda sibila desenmascarar a las impostoras, que hay que luchar contra el pecado, que es una lucha a muerte, por la vida eterna. Esas naciones viven en guerra y tardaron en estabilizarse.
Hay otras naciones, las más tradicionalistas, que creen que el mismísimo Dios limitará el poder de las impostoras, dándole sabiduría a los creyentes para que sepan a quién seguir. Estos pueblos se consolidaron con rapidez como naciones.

En mi familia empezamos a indagar acerca de las diferencias entre dichas posturas filosóficas, surgiendo el mayor problema de vivir en una nación muy religiosa, así sea de manera temporal: En la medida que la gente se entera que no profesas ninguna religión, o al menos no con fervor, es inevitable que te quieran evangelizar.
Al principio con indirectas, en conversaciones que parecen casuales, tal vez con tintes académicos, pero poco a poco va aumentando la intensidad, desde todos los ángulos, en todos los ámbitos. Siempre encuentran la forma de traer el tema a colación.
Hasta que llega a parecer una competencia evangelización y no queda más remedio que huir.

_
*Nota: Éste es el quinto y último escrito sobre esta nación.