Categorías
A08-Parleros m12 Gestiones cotidianas Viaje

Unas decisiones evaluadas

[Escrito mínimo (417p.) de la Parte V de El viaje]
-De cómo evitar debates estériles para resolver asuntos comunes-

En toda gran familia de políticos, con una misión dinástica, siempre hay pugnas internas que resuelven según marque su tradición; en el caso de una familia de parleros, con extensos debates.

El conflicto interno llevaba semanas inflándose pero sólo estalló con mi llegada, por pura casualidad, quisiera creer.
Se hizo público por la espontaneidad de uno de los miembros más inexperto de la familia, que en su afán por atraer nuevos votantes tuvo un exceso de sinceridad, dejando entrever las facciones internas y dando de qué hablar al resto de la sociedad.
Las diferencias giraban en torno a una posible reforma de la ley de aguas, que permitiría forzar a las concesionarias del ramo a rendir cuentas más a menudo.

Para agilizar la toma de decisiones relativas a los servicios públicos, estos se asignan a concesionarias, las cuales disfrutan de gran autonomía.
La influencia de los cabildos sobre las mismas es sólo a largo plazo y tangencial: Cada cabildo vota acerca de las decisiones importantes tomadas por la directiva de cada concesionaria (incluyendo el nombramiento de sus propios miembros). Al votar por la pertinencia de dichas decisiones se evalúa a su vez a los encargados de tomarlas, siendo removidos del cargo los directivos con menor sincronía histórica con los cabildos.
Tales votaciones se hacen justo después de que la decisión ha sido tomada y, al menos, en una ocasión más después de un tiempo perentorio (que se decide en el mismo debate evaluativo).
La magnitud de ese «tiempo perentorio» era lo que estaba en discusión.

Ante la polémica los principales miembros de la familia se pusieron de acuerdo al estar convencidos de que no era deseable que se expandieran las habladurías sobre sus asuntos internos. La solución le correspondía (por turno ponderado) a una de las líderes más experimentadas, La Generala, quien dirigía el ministerio de defensa de la nación vecina y decidió mover algunos hilos para distraer la atención.
Hizo que un aliado cercano promoviera la necesidad de revocar el mandato de un cargo ejecutivo que influía en las dos naciones. Lo hizo a sabiendas de que lo que más altera a sus connacionales es que haya funcionarios que puedan tomar decisiones sin un debate profundo y extenso.

Nadie pareció sospechar de la intención oculta, era normal que los analistas políticos locales se olvidaran del alcance internacional de esa familia.
Después sería debatida a profundidad la idoneidad de tal medida, evaluándose a su vez el liderazgo de quien la impulsó y reordenándose los turnos ponderados.

Categorías
A07-Nativos m12 Gestiones cotidianas Viaje

Dirección general decisiva

[Escrito mínimo (389p.) de la Parte IV de El viaje]
-De cómo los nativos planean y gestionan sus proyectos-

No es raro que una señoría en su feudo decida intervenir directamente para resolver un asunto que escapa a su experiencia y capacidades. Tampoco es raro que falle y que a nadie parezca importar, que nadie reclame ni se indigne.

En la mayoría de los casos la señoría designa o, mejor dicho, ratifica a quien proponga el ente técnico relacionado.
Hay leyes imperiales que establecen los procedimientos y que además prohíben taxativamente el nombramiento de familiares. Esas leyes surgen en congresos anuales donde se plantean asuntos técnicos, problemas comunes, y se coordinan posibles soluciones entre feudos específicos.
Cuando se identifica un problema general, como el nepotismo, y la solución es adoptada por más de dos tercios de las señorías, se vuelve ley imperial y pasa a ser obligatoria en todos los feudos.

Para los proyectos locales a mediano o largo plazo, la señoría a cargo se suele reunir con los jefes de las familias más importantes del feudo, según su abolengo, garantizando así su continuidad y estabilidad.
Los asuntos cotidianos suelen ser resueltos, o al menos tramitados, por el jefe de la familia más solariega de la zona (o distrito). Si lo considera necesario, por ser trascendental, es costumbre que dicho jefe de familia busque asesoría en sus siete sucesores inmediatos para que las decisiones se mantengan en el tiempo. Además puede sumar a los tres naturales mayores de la siguiente generación (que ya estén en la adultez madura) si es necesario ejecutar alguna tarea urgente.
La señoría del feudo siempre puede intervenir, en cualquier asunto, pero se considera contraproducente. De ella sólo se espera que mantenga una visión general de los asuntos públicos.

Cuando un jefe de familia desea desarrollar un proyecto en su comunidad pero éste resulta demasiado técnico, lo más común es que acuda a la institución académica especializada más cercana junto con quienes designen los otros jefes de familia que se pudieran sentir afectados.
Lo único que los detiene, o causa algo de aprensión, es que en las universidades suele haber más estudiantes e investigadores foráneos que locales. Por lo que siempre tienen la sensación de que no habrá suficiente interés o entusiasmo por hallar las soluciones idóneas.

En todos los niveles, siempre es decisivo encontrar a alguien con amor a la tierra en donde se va a desarrollar cualquier proyecto, para que lo dirija.

Categorías
A06-Mercaderes m12 Gestiones cotidianas Viaje

¿Invirtiendo en lo público?

[Escrito mínimo (337p.) de la Parte IV de El viaje]
-De las ventajas de interesarse y trabajar por el bien común-

Entre mercaderes todo proyecto público, del más pequeño al más grande, surge por iniciativa privada.

Las personas, o entes, con mayor interés en el proyecto empiezan a promoverlo, a recaudar fondos y obtener permisos. Deben notificarlo a quienes puedan verse afectados por el mismo y se debe contar con el beneplácito de quienes tengan contratos relacionados.
Al ser proyectos públicos cualquier persona puede participar, al igual que en las concesiones de servicios públicos. En todo caso se conforma un consejo directivo entre quienes sean los mayores contribuyentes, por lo general no más de once personas, y de su seno surge una coordinación general.

La principal ventaja de invertir en un proyecto público es obtener deducciones fiscales o, en el caso de los grandes proyectos, aumentar la influencia en el consejo ejecutivo respectivo mientras que, además, se desarrolla infraestructura o servicios que benefician intereses propios específicos. La única limitante es que nadie puede tener más de un séptimo del poder de decisión en cada consejo directivo.
Por demás nadie puede empezar a invertir en una entidad administrativa con un monto superior al promedio de las contribuciones hechas en dicha jurisdicción ni tampoco puede aumentar en más de una quinta parte la última contribución propia en una entidad dada.
En ocasiones los proyectos se tramitan a través del consejo ejecutivo, o su directiva, para dirimir diferencias y alcanzar el mayor grado de satisfacción para el conjunto y mayor estabilidad en el tiempo, al menos así es en los lugares más tradicionalistas.

En esta nación, por el contrario, la sociedad en pleno tiene un papel protagónico en la toma de decisiones,  cada ciudadano influye por igual en la cantidad de poder que tendrán los inversionistas como conjunto.
Todo proyecto público o concesión se somete a consulta popular para determinar su nivel plutocrático, para determinar qué tanto poder de decisión desea cederle la población a los grandes contribuyentes, qué tanto desea depender de ellos, qué tanto confía.
Hay que saber conciliar las posturas: Si se quiere atraer inversiones se debe ceder poder.

Categorías
A09-Dictadores m12 Gestiones cotidianas

La mediación académica

[Microcuento (383p.) de la Parte III de El viaje]
-De cómo y quién puede afrontar asuntos públicos imprevistos-

El mayor problema entre dictadores es la escasa información que fluye de la sociedad hacia el mandamás.

Existe la (acertada) noción de que cualquier crítica puede ser malinterpretada y traer consigo consecuencias abrumadoras, irreparables, por lo que es muy poco común escuchar la más mínima opinión sobre ningún tema público. Los asuntos del gobierno los debe resolver el gobierno, es la sentencia general.
Lo único que se atreve a hacer la gente de a pie es reportar incidentes específicos, averías mecánicas o fallos en un sistema, y ello sólo por los canales regulares, por medio de un delegado de distrito o de quien presta el servicio afectado; nunca lo debe hacer a viva voz, nunca se debe ser epicentro de una inestabilidad.

Por lo general los asuntos menores son resueltos por las autoridades locales, por los jefes de distritos o los alcaldes.
Es una estructura bien distribuida, cuyos elementos tienen atribuciones y responsabilidades claras. Que tienen, además, una gran motivación después de asumir sus cargos: Cualquier descuido puede ser interpretado como un boicot contra el dictador y las repercusiones pueden ser catastróficas.
Aquellos imprevistos que no tienen un encargado claro son presentados como asuntos académicos en las universidades. Con el tiempo las universidades han desarrollado métodos para hacer consultas anónimas (y seguras) a la sociedad sobre cualquier cuestión pública y para generar soluciones eficaces pero discretas.
Cuentan con el prestigio y la confianza para ello, en especial en esta nación que surgió guiada por ellas.

Aquí las universidades gozan de total autonomía.
El dictador sólo puede nombrar al rector de entre los miembros de directorio con más de once años de antigüedad. Pero no es muy común, por lo general sólo se da en las universidades más grandes cuando hay algún proyecto relevante en la mente del mandamás o cuando tiene una relación específica con una institución dada.
Además el dictador puede nombrar nuevos miembros al directorio cuando haya una vacante, pero más le vale que sea del gusto de la comunidad si quiere que perdure: Los mismos pueden ser expulsados después de cinco años.

Las universidades son las instituciones que cuentan con mayor libertad para proponer soluciones a asuntos cotidianos pero sólo eso: proponer.
El poder de acción siempre lo tiene el dictador, es el único que puede hacer que las cosas pasen.

Categorías
A05-Monarcas m12 Gestiones cotidianas Viaje

Las soluciones solariegas

[Microrrelato (343p.) de la Parte III de El viaje]
-De cuando los emprendimientos dependen de la tradición familiar-

Una bonita pareja decidida a hacer una vida juntos.
Los dos pertenecían a importantes familias pero de ámbitos marcadamente diferentes. No hubo conflictos pues ambas tenían varias opciones sucesorias. Lo que sí hubo fue una gran expectación: Estaba por verse cuál familia absorbería al miembro de la otra o si se formaría una nueva rama productiva.

En toda nación de monarcas hay múltiples casas solariegas para cada oficio o profesión que compiten por desarrollar e implementar las mejores soluciones para los problemas estructurales y/o cotidianos. En cada caso hay tradiciones que determinan quién se encarga de dirigir las relaciones internas entre las familias de un mismo sector.
Esas tradiciones varían ligeramente de una nación a otra. Por ejemplo en ésta se dan elecciones, donde sólo votan quienes son sostén de familia, no sólo para determinar la dirigencia, sino para asignar a la persona idónea para cada proyecto. Lo que no varía en absoluto es el aislamiento entre dichos grupos de casas solariegas: Hay grandes barreras para los individuos que quieran cambiar de oficio o profesión, la forma más aceptada es por medio de un contrato matrimonial que potencie sus capacidades en el sector deseado.

Lo ideal (para la sociedad) sería que esta bonita pareja lograra formar una nueva rama combinando los saberes de ambas familias, ello siempre implica un avance general. Pero, de hacerlo, tendrían que ser prolíficos tanto en los negocios como en la descendencia. Es la única manera de que consigan financiamiento de sus familias pues al separarse de éstas pierden sus derechos solariegos, tanto para votar como para recibir herencia.
Lo más común es que una de la partes se una a la familia de la otra, en cuyo caso sólo esa parte perderá sus derechos, será un miembro de segunda clase en su familia adoptiva. Pero ello es un sacrificio mínimo si se tienen convicciones reales.

Sólo el tiempo puede decir qué fue primero: el deseo de cambiar de oficio o el amor de pareja. Sólo el tiempo puede mostrar qué los mantiene unidos, o qué los separa.

Categorías
A03-Tiranos m12 Gestiones cotidianas Viaje

Un sistema cleptocrático

[Microrrelato (397p.) de la Parte III de El viaje]
-De cómo funcionan algunas camarillas delincuenciales-

En toda nación de tiranos para decidir quién se encarga de los grandes negocios se usa un método muy simple basado en las mayores certezas que hay entre ellos: Todo el mundo quiere obtener riquezas de manera fácil y rápida; todo el mundo está dispuesto a engañar de cualquier forma para ello; y a nadie le importa en demasía esto último.

El primer paso es volverse miembro de una camarilla, de alguna asociación dispuesta a influir de manera subrepticia en los asuntos públicos, e ir escalando posiciones para obtener contratos más jugosos, más rentables. Para escalar posiciones hay que demostrar confianza, hay que pasar pruebas de confianza, retos con los que se quede a merced de la camarilla.
Conociendo a los habitantes de estas naciones supuse que eran operaciones ilegales, o al menos poco honorables, pero el asunto va un poco más allá, es algo más complejo: El objetivo no es ir contra el Estado o las leyes (que son timoratas o manipulables), sino contra personas poderosas, personas que sean realmente de temer, y traer además algún beneficio al conjunto. Al cumplir estos retos, se queda en manos del líder de la camarilla, y lo que ello implica para bien o para mal, abriéndose una caja de Pandora con toda clase de tramas y urgencias, enemigos y aliados.
Esas agrupaciones son las que se hacen cargo de construir y mantener las grandes infraestructuras, ofrecer bienes y servicios en masa o proveer materiales estratégicos. Por lo general el tirano gobernante lidera varias de ellas desde antes de obtener el poder absoluto, sacándoles provecho y, cuando es necesario, produciendo conflictos.

Los asuntos más fútiles, que no tienen atractivo económico, son atendidos con pura retórica:
Las bases, la misma gente de a pie, son las más indicadas para resolver sus propios problemas, sólo deben organizarse y cooperar. Esa es la forma como los jerarcas tiranos se liberan de toda responsabilidad: Si algún problema no se resuelve es porque quienes lo padecen no se han decidido a encargarse, suelen decir, o tal vez no es tan importante para ellos como para presionar al ente gubernamental indicado.
Pero si alguien se hace cargo y empieza a ganar poder entonces es atacado y encarcelado por asumir competencias ajenas o por algún cargo de corrupción, que de seguro será cierto.
Sólo podrá evitarlo si tiene un padrino dentro del sistema.

Categorías
A02-Prolíficos m12 Gestiones cotidianas Viaje

Contrapesos cotidianos

[Microrrelato (347p.) de la Parte II de El viaje]
-De los acuerdos que permiten un progreso ordenado-

Es fácil entender de dónde surgió el sistema de gobierno de esta nación con sus autoridades rectoras y contraloras:
Se basa en los mismos principios que usan todos los prolíficos para cada labor, desde gestionar asuntos cotidianos hasta realizar proyectos de envergadura, en donde  hay un poder accionante y otro regulador: Uno que debe ser ágil y asertivo y otro que debe mantenerse estable y meticuloso.

Por ejemplo, en una ocasión era necesario remodelar y ampliar una de las vías de comunicación más importantes de una gran ciudad.
Siete familias iniciaron conversaciones. Eran siete de las familias más grandes del lugar, eran las que tenían más interés en que se llevará a cabo el proyecto. Cada familia nombró tres delegadas (y el gobierno central dos más).  
Según la tradición la familia promotora de cualquier trabajo, por pequeño que parezca, debe contar con el auspicio de una de las tres familias más grandes del lugar (sin contar a la gobernante) con quien designará una autoridad rectora del proyecto.
Además se ha de designar una autoridad contralora que vele por el buen desarrollo del proyecto y mantenga informada a la comunidad de los avances, pudiendo sustituir a la rectora en casos de emergencia y siempre de forma temporal. Dicha autoridad es designada por las cinco familias más grandes que se vean afectadas por el proyecto.

La capacidad de acción de la contralora, al igual que la de la rectora, varía según el grado de entendimiento alcanzado entre las familias que les designaron, por eso una es lenta pero segura y la otra es ágil pero endeble. La relación entre dichas dos autoridades puede determinar futuras alianzas, pero no es muy usual, por lo general hay gran enemistad entre las familias principales de cada localidad.

En este caso el gobierno ordenó que se realizaran reuniones previas moderadas por dos de sus miembros para evitar controversias desde el principio y hacer el proceso más fluido. Había demasiados intereses contrapuestos y el proyecto era demasiado importante para dejar que se descarrilara o pospusiera.
Necesitaban tener éxito en el primer intento.

Categorías
A04-Religiosos m12 Gestiones cotidianas Viaje

Supervisión confesional

[Microficción (407p.) de la Parte II de El viaje]
-De cómo se elige a quienes deben encargarse de los asuntos cotidianos-

En esta nación el principal rol de la clase clerical es el militar.
No suelen hacer celebraciones religiosas. No buscan convencer, sólo imponen La Verdad, imponen mínimos rituales para hacerse presente en todo, en cada saludo, en cada comida, en el amanecer y en el anochecer, en toda decisión a tomar, en cada opción a considerar.

Ante la inminencia del semicónclave una de las guías provinciales fue especialmente rigurosa en su accionar. Dejando claro (al menos a mí) qué tanto poder se puede ejercer sobre los fieles desde dicha posición:
La regente tiene total prerrogativa para renovar los cargos seculares en cualquier rango, en cualquier ámbito.
En este caso fue supervisando distintas dependencias, desde los principados más grandes hasta los más insignificantes servicios autónomos. Fue recopilando información, no tanto sobre la calidad del gobierno o de la administración o del servicio dado, sino sobre los funcionarios a cargo.
Todo el mundo sabía que la regente se entrevistaba con las guías de cada fiel que le produjera el menor atisbo de duda y que de esas entrevistas conseguía reportes detallados basados en la información confesional de los implicados, no sólo por las confesiones dadas por ellos mismos sino también por las de sus seres queridos y colaboradores más cercanos, cualquiera que pudiera develar secretos y debilidades que comprometieran el funcionamiento de la provincia.

Desde entonces he verificado múltiples veces que ese mismo proceso ocurre en todas las naciones de religiosos aunque en la mayoría de los casos de forma mucho menos evidente.
Es común que una autoridad eclesiástica haga sugerencias sobre el nombramiento de funcionarios sin necesidad de currículos ni entrevistas ni pruebas de actitud pues tienen toda la información imaginable en sus informes.
Esas sugerencias suelen ser obedecidas por miedo a represalias, no necesariamente directas ni inmediatas pero sí devastadoras. De todas formas, por lo general, los funcionarios disfrutan de un alto grado de autonomía, aunque siempre con supervisión cercana.

Pero aquí se va un poco más allá, tales sugerencias son órdenes, son parte de la legalidad, del sistema: La mayor obligación del clero es guiar a su rebaño, por cualquier medio. Por eso la regente no logró permanecer en el cargo, su mandato fue demasiado blando en sus primeros años.

En esta nación es donde más intervienen las guías en asuntos seculares, es donde hay más control central.
Aquí se debe estar en línea con las reivindicaciones del momento.
Se busca la perfección divina

Categorías
A01-Déspotas m12 Gestiones cotidianas Viaje

Invasiones benefactoras (#058)

[Microficción (353p.) de la Parte II de El viaje]
-De cómo se puede hacer el bien por maldad

El rumor era cierto:
Un inquisidor mayor abandonaría su tercer apostolado e invadiría, junto a sus hombres más cercanos, una región desatendida de una nación vecina (también de déspotas), una región semiárida, empobrecida por años de mala gestión.

Al principio (de nuestro viaje) no comprendía cómo los déspotas podrían progresar despreciando las labores productivas y, más aún, las académicas.
Hasta ese momento había sido un enigma para mí cómo hacían para solventar los asuntos cotidianos más simples: Nunca había oído mencionar organizaciones de algún tipo que tratara tales asuntos, y es que ni siquiera veía los motivos que podían tener para hacerlo. De seguro no sería para ayudar al prójimo ni al conjunto de la sociedad.

Los inquisidores, además de purificar territorios expulsando los malos espíritus, también se encargan de mejorar las condiciones de vida de los fieles para que el maligno no halle tierra fértil a la cual aferrarse.
Dicho inquisidor desertor había hecho carrera evangelizando zonas desérticas, tenía una especial habilidad para hallar y explotar acuíferos y, más importante aún, para someter a grandes poblaciones manipulando la distribución de agua.
Por eso decidió retirarse a donde pudiese usar el entorno a su favor. Un lugar que estaba a punto de perder grandes cosechas por falta de agua, cuya infraestructura había sido destruida por sucesivas guerras y que tendría que ser abandonado en masa si no se hacía nada al respecto.
Los lugareños no se opusieron a la invasión, aun conociendo la cruel fama del mandamás. Tal era la desesperación.

Ahora, ya pasados varios años de aquellos sucesos y sabiendo un poco más de déspotas, se me hace difícil estimar la cantidad de vidas que salvó, no sólo por la hambruna que evitó, sino por el ciclo de guerras qué tal situación extrema hubiese generado.
Vale la pena aclarar que no lo hizo por benevolencia, después de asumir el control se olvidó de todo precepto religioso, impuso su ley y gobernó sin compasión sobre quienes quisieron habitar la región.

Su llegada no significó el fin de las sequías: Es bien sabido que desde aquel momento todas las sequías allí han sido inducidas.

_
*Nota: Éste es el decimosegundo escrito sobre las naciones de déspotas, mientras que el siguiente será el décimo sobre las de religiosos y versará sobre las principales facciones existentes en su seno.