Categorías
A09-Dictadores m07 Sentido cívico Viaje

Pactar para trascender

[Microrrelato (463p.) de la Parte II de El viaje]
-Del mayor acto de sacrificio cívico de un dictador

Visitamos una apartada ciudad.
Nos alojamos en un gran hotel donde nos recibieron muy bien. Mi familia siempre ha sido muy cercana a muchos de los socios-propietarios.
A la segunda semana nos invitaron a una cena informal con varios de los socios. Si bien parecía una cena cualquiera, poco a poco me di cuenta que era una reunión dictatorial, una de esas reuniones estratégicas que acostumbran hacer los líderes en aquellas naciones para aglutinar esfuerzos y ajustar la mira.

El principal tema a tratar fue la ratificación del pacto principal en el que se basaba la dirección general. Desde la cabecera de la mesa central se oía la voz clara y serena de quien se sabe al mando, intocable. Pero sus palabras eran conciliadoras, deseaba dejar un legado trascendental, un plan de acción que fuese seguido durante una generación entera, que marcase una época.
Es la voz de quien entiende que no puede extender su periodo de mando pero también que está en su mano dirigir la acción y que con algo de presión puede crear los fundamentos de futuros proyectos. De quien entiende que puede crear, con sólo sacrificar su poder actual, una estructura tan sólida que sea difícil de dejar a un lado.

La dirección de la empresa se rota entre dichos socios siempre siguiendo el mismo procedimiento: Plantean objetivos, los priorizan, fijan plazos, los postulados hacen propuestas y son evaluados.
Quien queda electo tiene poder absoluto, según la tradición, pero por lo general hay acuerdos que limitan su accionar. Es necesario para cumplir los lapsos establecidos, para que haya prosperidad, para mantener un ambiente de civilidad y poder garantizar condiciones mínimas a futuro que alienten la inversión, la entrada de nuevos socios y clientes.
En las empresas que han perdurado, de casi toda rama o sector, suelen haber pactos profundos y estructurales. Mientras más fuertes sean los acuerdos alcanzados por un dictador antes de llegar al poder más duradero podría ser su mandato, los involucrados tendrían más confianza en conceder un periodo más largo de mando. Pero ello también puede ser visto como una señal de debilidad, tal vez de indecisión, por lo que no se debe tomar a la ligera.

A pesar del tono amable que impuso desde su sitial, durante toda la cena se sintió una suave tensión, casi maternal, casi sacra. Nadie interrumpía, ni con el más mínimo gesto. Recuerdo a la perfección el silencio general, más por respeto que por miedo, más por su visión de futuro que por su deseo de permanecer en él, ya no le quedaba demasiado tiempo.
En los últimos años este hotel había sido dirigido por una anciana enérgica y obstinada con los suyos pero paciente y tierna con todos los demás.
Nosotros estábamos en la tenue frontera entre ambos grupos.

Categorías
A02-Prolíficos m12 Gestiones cotidianas Viaje

Contrapesos cotidianos

[Microrrelato (347p.) de la Parte II de El viaje]
-De los acuerdos que permiten un progreso ordenado-

Es fácil entender de dónde surgió el sistema de gobierno de esta nación con sus autoridades rectoras y contraloras:
Se basa en los mismos principios que usan todos los prolíficos para cada labor, desde gestionar asuntos cotidianos hasta realizar proyectos de envergadura, en donde  hay un poder accionante y otro regulador: Uno que debe ser ágil y asertivo y otro que debe mantenerse estable y meticuloso.

Por ejemplo, en una ocasión era necesario remodelar y ampliar una de las vías de comunicación más importantes de una gran ciudad.
Siete familias iniciaron conversaciones. Eran siete de las familias más grandes del lugar, eran las que tenían más interés en que se llevará a cabo el proyecto. Cada familia nombró tres delegadas (y el gobierno central dos más).  
Según la tradición la familia promotora de cualquier trabajo, por pequeño que parezca, debe contar con el auspicio de una de las tres familias más grandes del lugar (sin contar a la gobernante) con quien designará una autoridad rectora del proyecto.
Además se ha de designar una autoridad contralora que vele por el buen desarrollo del proyecto y mantenga informada a la comunidad de los avances, pudiendo sustituir a la rectora en casos de emergencia y siempre de forma temporal. Dicha autoridad es designada por las cinco familias más grandes que se vean afectadas por el proyecto.

La capacidad de acción de la contralora, al igual que la de la rectora, varía según el grado de entendimiento alcanzado entre las familias que les designaron, por eso una es lenta pero segura y la otra es ágil pero endeble. La relación entre dichas dos autoridades puede determinar futuras alianzas, pero no es muy usual, por lo general hay gran enemistad entre las familias principales de cada localidad.

En este caso el gobierno ordenó que se realizaran reuniones previas moderadas por dos de sus miembros para evitar controversias desde el principio y hacer el proceso más fluido. Había demasiados intereses contrapuestos y el proyecto era demasiado importante para dejar que se descarrilara o pospusiera.
Necesitaban tener éxito en el primer intento.