Categorías
A06-Mercaderes m13 Ajuste de representis Viaje

Ajuste continuo del poder

[Escrito mínimo (373p.) de la Parte IV de El viaje]
-Del sistema con que los mercaderes atenúan el poder del dinero-

Lo más particular de esta nación es su sistema de votación semiplutocrático.
Todo ciudadano tiene derecho a ser copartícipe de la formación del gobierno, de la decisión de cuánto poder debe tener el conjunto de plutócratas que conforma cada consejo ejecutivo.

Como en toda nación de mercaderes, cada ciudadano tiene un poder político proporcional al monto de su inversión en los asuntos públicos, en cualquier proyecto, pero en este caso en particular esa proporción se atenúa siguiendo una función logarítmica, y la población vota para ajustar la base del logaritmo usado.
El sistema lo explican a los estudiantes en su adolescencia (y a los extranjeros) con un ejemplo simple: Si la base del logaritmo fuese 10, quien invierte un monto preestablecido tiene un voto, quien invierte 10 veces dicho monto tiene dos votos, quien invierte 100 tiene tres votos y así en sucesivo. Del mismo modo, si la base logarítmica fuese 2, se necesitaría invertir sólo 8 veces el monto mínimo para tener tres votos.
La sociedad va ajustando la influencia de los acaudalados, sólo tiene que ceder el poder justo para atraer las inversiones que cree necesitar para su desarrollo.

Las votaciones son continuas y parciales, cada distrito lleva su propio ritmo y lo varía a placer.
Cada semana son convocados a las urnas todos los votantes no activos (quienes no hayan participado en más de un año) y el 17% de los votantes activos con más tiempo sin votar en cada distrito.
El valor base del logaritmo, o nivel plutocrático, se ajusta una vez que se mantiene una tendencia en el 67% de los votantes activos o en el 47% del padrón electoral, con lo que si los votantes inactivos concurren en masa, por ejemplo, se pueden ver cambios en pocas semanas.

Además de la votación general hay consultas en cada localidad por cada proyecto que sea de interés público. Se siguen los mismos principios y se usan los mismo parámetros, al menos que una gran mayoría de la población local decida lo contrario sin contravenir las leyes nacionales.
Así las decisiones de los inversionistas son respaldadas o no por los afectados en cada ámbito, desde la estructura del gobierno nacional hasta el desarrollo de un proyecto vecinal.

Categorías
A06-Mercaderes m11 Periodos de gobierno Viaje

Periodo de mando variable

[Escrito mínimo (337p.) de la Parte IV de El viaje]
-De cómo los mercaderes acumulan poder y durante cuánto tiempo-

Las certezas son fundamentales para el desarrollo saludable y estable de los mercados.
El dinero huye de los eventos críticos y definitorios, por eso entre mercaderes no hay grandes jornadas electorales. Toda votación se hace de manera lenta y progresiva, dándole tiempo a los mercados a ajustarse, a contemplar nuevos escenarios y entrever oportunidades.

Tampoco hay una fecha límite que marque el final de un gobierno o la salida de un funcionario de su cargo. En su lugar dichos funcionarios van perdiendo o ganando influencia y poder de forma estable y predecible, o al menos de forma tan estable y predecible que no suele haber grandes sorpresas que provoquen corridas bursátiles.
La elección de la directiva de un consejo ejecutivo es un trámite administrativo intrascendente, en especial cuando los planes de desarrollo ya están aprobados por todos los grandes contribuyentes, quienes sólo pueden entrar al comité con una inversión inicial menor al promedio pagado por la sociedad y no pueden aumentar su contribución (su poder de voto) más de 20% cada año, teniendo la obligación de ceñirse a un plan anunciado con suficiente antelación. Mientras mayor sea la inversión, a más largo plazo ha de ser dicho plan y más durará el funcionario en el cargo.
Así mismo, las concesionarias son evaluadas poco a poco, ya sea por medio de votaciones o de bolsas vacías, con lo que se puede prever escenarios con gran exactitud estudiando las tendencias.

Ésta es la nación de mercaderes donde ocurren más eventos críticos. Es donde hay más votaciones pero no se hacen para elegir representantes poderosos sino para definir qué tanto poder de decisión tendrán quienes inviertan en cada proyecto en específico.
La puesta en marcha o no de un proyecto esencial puede introducir grandes cuotas de optimismo o pesimismo al sistema, produciéndose reacciones exageradas. Por ello las consultas se hacen, por ley, con mucha antelación y de manera parcial y progresiva.
Son comunes las encuestas para prever cuáles son las prioridades de la sociedad y estimar cuáles proyectos apoyará más.

Categorías
A06-Mercaderes m07 Sentido cívico Viaje

Una bolsa vacía de peso

[Microficción (431p.) de la Parte II de El viaje]
-De la utilidad de un sistema bursátil sin fines de lucro-

Las instituciones públicas más fuertes entre mercaderes son las encargadas de fomentar la competencia (y de luchar contra los monopolios).
La más popular, como es de esperarse, es una bolsa de valores. Pero no es una bolsa convencional, es una de capital representativo y negociaciones anónimas conocida como bolsa vacía, pues en ellas no se gana dinero. Sólo sirve de base para mejorar la competencia interempresarial.

En ella se transan fichas que representan a las empresas, o mejor dicho, que representan la contribución de las empresas al desarrollo sustentable de la economía, la reputación ligada a su responsabilidad social, ambiental y productiva.
La ficha base, o semilla, es la relacionada a la bolsa misma. Cada ciudadano recibe cada año tantas de estas fichas como años de edad tenga, empezando a los 23 años, y además se le rembolsan aquellas que haya gastado el año anterior, premiándose así la participación constante.
Con esas fichas, o fracciones de ellas, se pueden adquirir aquellas otras correspondientes a las empresas que consideren merecedoras de incentivos fiscales, con lo que se evalúa el aprecio que la sociedad tiene por cada cual.

Para evitar coacción los intercambios son secretos. Además se usa criptografía a doble cara y una gobernanza distribuida contra el fraude y la adulteración de los registros:
En los centros de consultas, un funcionario verifica la identidad del ciudadano y genera un código criptográfico, la primera cara. Luego el ciudadano da las bases para la otra cara del criptograma, con lo que surge una huella única e irrepetible.
Finalmente el corredor hace todas las operaciones que tenga a bien. Las puede realizar de inmediato y/o dejarlas programadas (incluso para que sea recurrente en años posteriores), con lo que evita que se pueda deducir quién hizo cuál transacción por el momento en que asistió a la sede de la bolsa.
Los registros son fijados por casas matrices al resolver problemas matemáticos que dependen del resultado del anterior problema y de los propios datos tratados, con lo que una vez asentados no se pueden variar sin corromper los registros posteriores. Cada solución debe ser verificada por las demás casas para que sea definitiva.

Las buenas o malas negociaciones de los participantes sólo modifican la influencia que tiene cada quien en el sistema, nada implica una ganancia económica. Es más bien un deber ciudadano, es la leve contribución que se da para que todo funcione cada vez mejor.
Además es una forma de restarle (aún más) poder al estado: Mientras más personas participen, con más frecuencia, será mayor la proporción de lo recaudado por el estado que se destina a dicho sistema.

Categorías
A06-Mercaderes m01 Principios básicos Viaje

Afluencia por interés

[Relato (323 p.) parte de El viaje]
– De la manera más eficiente de demostrar el apreció con precisión –

Mi familia siempre ha tenido muchos amigos entre mercaderes, con ellos es fácil conservar las cuentas claras.
A nuestra llegada no hubo recibimiento oficial, su gobierno no es muy protocolario, pero ni siquiera lo notamos, nuestros amigos nos atendieron desde el primer momento de nuestra estancia. Tenían planes para varias semanas, cada cual según sus gustos particulares.

Desde el primer instante me quedó claro el concepto más extendido entre ellos:
El dinero es sólo una herramienta para medir la inclinación de ánimo, o interés, de la sociedad hacía un bien, entidad o servicio.
Así, al invertir más en algo, o en alguien, se demuestra un mayor apreció. Claro está, cada quien según sus posibilidades y sumando a la cuenta el tiempo invertido, pues el mismo vale oro, en algunos casos de manera literal.

Dicho principio también se aplica en la formación de los gobiernos de cada nivel de poder.
Cualquier interesado que esté dispuesto a invertir en los servicios y en la infraestructura pública puede ingresar al consejo ejecutivo que le convenga (a uno solo). Le bastará con el apoyo de un cuarto de los miembros del mismo y pagar una membresía, en la medida de su interés en participar.

Las presidencias de los consejos se definen por medio de subastas semi-secretas.
Cada miembro coloca una postura del total de lo que debería invertirse en la gestión pública en un periodo dado. La misma va en un sobre sellado y con el nombre del consejero.
Recogidos todos los sobres, se abren uno por uno en un acto público.
El presidente será quien se acerque más al «precio del estado» estimado por el conjunto de miembros, es decir, quien se acerque más al promedio moda, al promedio del 95,44% de las posturas que estén más cercanas entre sí.

Por definición no debería importar quién hace cada postura, más allá de escoger al presidente, pero resulta útil cuando hay quien(es) intenta(n) manipular el promedio. Se hace necesario como medio de disuasión.

_
Ésta fue la onceava nación que visitamos.