Categorías
Viaje A08-Parleros m13 Ajuste de representis

Con una visión estratégica

[Escrito mínimo (457p.) de la Parte V de El viaje]
-De cómo una familia promovió el nacimiento de una instancia directiva-

El directorio es el ente político más importante de esta nación de parleros.

Mi anfitrión, aún aprendiz de político, me invitó a que le acompañara a la sede de dicho organismo.
Me explicó que allí se toman las decisiones estratégicas de la nación, que allí se decide cuáles leyes y decretos (de las instancias con competencia) son aplicables en el territorio y me confesó que mantener una influencia constante y cuantiosa allí es el centro de las maquinaciones de su familia, una de las más poderosas de la nación.

En teoría el poder del directorio es pasivo, pues sólo puede vetar decisiones de otros entes, pero en la práctica es fácil forzar decisiones por medio del mismo, según me explicó.
Por demás es difícil, sino imposible, alcanzar la hegemonía en el directorio: Está compuesto por 23 miembros elegidos por consenso en el tiempo de entre los parlamentarios con un periodo o más en ejercicio.
Cada año hay votaciones cruzadas, los electores de cada cabildo votan por algún parlamentario que represente un cabildo de otra circunscripción y que no hubiese estado entre los más apoyados en los últimos tres años.
Alcanzándose así la mayor representatividad posible.

Mi anfitrión, por su cargo de elector, no tenía nada que buscar en la sede del directorio, sólo tenía acceso por ser parte de una familia tan renombrada como la suya.
Mientras caminábamos por el palacio directivo me contaba con orgullo casi infantil la leyenda negra de sus antepasados. Cómo fue su ascenso, cómo se aprovecharon de la tensión política en la época de «las reclamaciones» para hacer que se acumulara cada vez más poder en la directiva del parlamento nacional, el cual dominaron por varias décadas.
Algo, según él, necesario y ventajoso al permitir negociaciones más fluidas llevadas por un liderazgo más asertivo.

La denominación «Directorio» surgió en aquella época, cuando le dieron identidad propia a la directiva del parlamento en un intento por implementar una dictadura parlamentaria que sólo fracasó por culpa del azar, según la historia familiar.
El organismo inicial estaba constituido sólo por siete miembros (todos cercanos a su familia) y cuyos asientos se renovarían por mayoría simple en el seno del propio parlamento.
Algunos cabildos apoyaron la medida en general pero muchos más sólo apoyaron a directivos específicos esperando que, con el tiempo, surgiera un consenso en torno a los mismos.

La formalización de otra pequeña nación, en el seno de la federación de parleros, tranquilizó a los más alarmistas y dejó sin excusas a los populistas.
Con el pasar de los años ganaron poder los sectores moderados, quienes mejoraron los métodos de elección y aumentaron el número de directores, diluyéndose el poder de la familia de mi anfitrión, quien terminó su parloteo lleno de amargura.

Categorías
A13-Votantes m03 Crianza y educación Viaje

La formación de votantes

[Escrito mínimo (487p.) de la Parte IV de El viaje]
-De lo primordial en la dirección de la educación entre votantes-

El hábito del voto debe inculcarse desde la más tierna edad.
Entre ellos se da de forma natural, hay múltiples juegos infantiles donde se votan las decisiones comunes, pero además tienen la potestad de participar en el desarrollo e implementación de ciertas directrices educativas, desde los más pequeños en sus guarderías que, por ejemplo, pueden elegir cuáles cuentos quieren que se les lea o dar su opinión sobre qué tipo de merienda prefieren.
Múltiples decisiones mínimas que parecen intrascendentes y que requieren un esfuerzo extra de los educadores pero que hacen que votar se vuelva costumbre, que se vuelva casi una necesidad.

La primera votación pública oficial en la que pueden participar es en las elecciones distritales, a los trece años de edad.
Después, para votar en cada una de las elecciones gubernamentales, tienen que haber votado en dos ocasiones en las del nivel de gobierno inmediatamente inferior. Sólo son libres de participar cuándo y cómo quieran al cumplir los 23 años.
En el caso de las consultas populares, que son las votaciones más comunes, «los ciudadanos habilitados serán aquellos que hayan participado en la elección de la instancia que la haya convocado.»

Como parte de la formación ciudadana de los estudiantes se suelen hacer debates sobre cada votación que se convoca.
Debaten sobre las políticas educativas locales y nacionales, aunque son sólo los padres y representantes quienes pueden participar en las votaciones respectivas:
Estos últimos, además de ser convocados a consultas de todo tipo en torno al sistema educativo, eligen al inicio de cada año escolar a múltiples coordinadores de entre candidaturas nacionales, provinciales y municipales, con lo que en una simple votación se decide no sólo quiénes estarán a cargo sino también cuál nivel de gobierno influirá más en cada localidad.

La administración educativa tiene una estructura fuertemente directiva y autónoma.
En cada distrito hay una coordinación con siete miembros que toman las decisiones según las directrices dictadas por los directorios municipales, provinciales o nacionales según sea el caso, pues en dichos directorios recae la mayor parte del poder.
La presidencia de la nación, por ejemplo, no tiene mayor poder sobre la educación, los decretos que emite al respecto pueden ser censurados en los directorios con sólo una mayoría simple.
Son habituales las disputas judiciales entorno al alcance de leyes y decretos.

Categorías
A12-Técnicos m07 Sentido cívico Viaje

Principiantes perpetuos

[Microcuento (373p.) de la Parte IV de El viaje]
-De cómo los técnicos mantienen sanas alma y mente-

Nunca es bueno aislarse en un arte u oficio.
Nunca es bueno quedarse en la burbuja de lo ya sabido, ni siquiera el experto por antonomasia de un área debe hacerlo, pues siempre será mucho más lo desconocido. Así explicaría cualquier técnico la ruta a seguir para tener una vida provechosa.

Es necesario ser parte de la sociedad, poder interaccionar, comunicarse, colaborar.
No sólo por mantener alma y mente sanas sino también para mejorar en la propia especialidad, para refinar las cualidades y actitudes ya desarrolladas.
No es algo intuitivo pero todas las evidencias indican que quienes aprenden continuamente habilidades nuevas en áreas diferentes a la propia logran mejoras en sus capacidades cognitivas generales e incluso alcanzan mayores grados de entendimiento en sus áreas de experticia.

La forma más eficaz, o al menos la más tradicional, para iniciarse en nuevas actividades que reten la voluntad propia y evitar aislarse en el día a día es hacer una peregrinación, ya sea a una ciudad universitaria o a un pequeño pueblo. Hacerlo cada pocos años es casi obligatorio, es como un deber ciudadano, o al menos eso parece.
La gran mayoría de la población se deja guiar por los expertos en el tema aunque sientan que es un sacrificio ciudadano, que están invirtiendo su tiempo y energía en mantener canales de comunicación entre diversas especialidades sólo por el bien común.
Es muy difícil percibir que con ello se logra un mejor desempeño en las actividades que se realizan en el área de experticia, es casi imposible percibirlo a menos que se participe como conejillo de indias en un experimento a largo plazo.

No es necesario hacer grandes sacrificios, sólo se deben buscar nuevos intereses de forma periódica sin desear convertirse en experto, sólo se debe ser un principiante perpetuo en una actividad a la vez. Con cada nuevo inicio ocurre una pequeña remodelación en mente y alma que permite avanzar un poco más, un poco mejor.

Como es de esperarse quienes viven en grandes ciudades, y tienen a mano cientos o miles de oportunidades, son quienes menos aprovechan su entorno y sólo desarrollan a medias su potencial.

La mayoría de las grandes obras e innovaciones que han sido hitos históricos han surgido de personas o grupos en pueblos pequeños.

Categorías
A06-Mercaderes m12 Gestiones cotidianas Viaje

¿Invirtiendo en lo público?

[Escrito mínimo (337p.) de la Parte IV de El viaje]
-De las ventajas de interesarse y trabajar por el bien común-

Entre mercaderes todo proyecto público, del más pequeño al más grande, surge por iniciativa privada.

Las personas, o entes, con mayor interés en el proyecto empiezan a promoverlo, a recaudar fondos y obtener permisos. Deben notificarlo a quienes puedan verse afectados por el mismo y se debe contar con el beneplácito de quienes tengan contratos relacionados.
Al ser proyectos públicos cualquier persona puede participar, al igual que en las concesiones de servicios públicos. En todo caso se conforma un consejo directivo entre quienes sean los mayores contribuyentes, por lo general no más de once personas, y de su seno surge una coordinación general.

La principal ventaja de invertir en un proyecto público es obtener deducciones fiscales o, en el caso de los grandes proyectos, aumentar la influencia en el consejo ejecutivo respectivo mientras que, además, se desarrolla infraestructura o servicios que benefician intereses propios específicos. La única limitante es que nadie puede tener más de un séptimo del poder de decisión en cada consejo directivo.
Por demás nadie puede empezar a invertir en una entidad administrativa con un monto superior al promedio de las contribuciones hechas en dicha jurisdicción ni tampoco puede aumentar en más de una quinta parte la última contribución propia en una entidad dada.
En ocasiones los proyectos se tramitan a través del consejo ejecutivo, o su directiva, para dirimir diferencias y alcanzar el mayor grado de satisfacción para el conjunto y mayor estabilidad en el tiempo, al menos así es en los lugares más tradicionalistas.

En esta nación, por el contrario, la sociedad en pleno tiene un papel protagónico en la toma de decisiones,  cada ciudadano influye por igual en la cantidad de poder que tendrán los inversionistas como conjunto.
Todo proyecto público o concesión se somete a consulta popular para determinar su nivel plutocrático, para determinar qué tanto poder de decisión desea cederle la población a los grandes contribuyentes, qué tanto desea depender de ellos, qué tanto confía.
Hay que saber conciliar las posturas: Si se quiere atraer inversiones se debe ceder poder.

Categorías
A12-Técnicos m06 Leyenda o historia Viaje

La política automatizada

[Microcuento (433p.) de la Parte IV de El viaje]
-De dónde surgió el sistema político de unas naciones de técnicos.-

Al inicio de los tiempos un grupo de grandes estudiosos del arte de la política promovió la conformación de un comité de electores que se especializara en la selección de los mejores gobiernos posibles.

Cualquier ciudadano podría formar parte de dicho comité, sólo tendría que mostrar buen criterio y algo de tesón para especializarse en tal labor.
Lo formularon así: Para formarse gobierno primero se establecen las prioridades, según el análisis estadístico de encuestas certificadas, y luego las agrupaciones políticas formulan sus propuestas de gobierno. Los ciudadanos que deseen participar para ser, eventualmente, parte del comité hacen votaciones públicas y luego lo hace el comité de electores.
La efectividad de los electores, miembros del comité, y de todos los ciudadanos que participaron se determina con el tiempo, en la medida que el gobierno es evaluado en sus distintas facetas por medio de encuestas certificadas. Mientras mejor sea el desempeño del gobierno, más prestigio ganaran quienes lo eligieron.

El sistema se puso en práctica por varias décadas pero tendía a formar bandos pues a los electores que no votaron por el ganador le convenía que el gobierno fracasara, y trabajaban para ello.
Dicha actitud iba en contra del espíritu de las leyes, al menos así lo determinó el tribunal supremo, el poder público más cientificista, que mostró disposición a evitar malas prácticas y populismo. Dando pie a que un conjunto de jueces empezara a declarar ilegítimo cualquier intento de imponer una política pública nacional que no hubiese sido probada antes a nivel provincial (pues ello sería muestra de improvisación y populismo).
Poco a poco se fueron haciendo del apreció general hasta que el tribunal se convirtió en un suprapoder (durante el denominado septenio judicial) censurando decretos ejecutivos y acuerdos legislativos. Llegando incluso a reasignar cargos públicos, de manera cautelar, a quienes hubiesen demostrado estar capacitados.
Se basaron en parámetros meramente técnicos; establecieron clasificaciones en cada área de gobierno para que se supiera de antemano quiénes se encargarían cuando fuese necesario: Querían que fuese automático.

Se fue volviendo costumbre que se hicieran pruebas piloto en provincias específicas para probar quiénes estaban capacitados, para establecer la clasificación. Por supuesto se elegían las provincias más adecuadas por sus condiciones intrínsecas.
Finalmente se estableció un sistema automatizado donde el poder se acreditaba a la agrupación política que mejores resultados hubiese obtenido con anterioridad, haciéndose la nación cada vez más federal.

La formación de gobiernos por medio de un comité de electores sigue estando en práctica en las universidades, pero se implementan votaciones de apoyos múltiples para evitar controversias.
En especial destaca una universidad que es una nación en sí misma.

Categorías
A02-Prolíficos m14 Migración y poblamiento Viaje

Migraciones por política

[Escrito mínimo (401p.) de la Parte IV de El viaje]
-De la institución que atrae a más jóvenes entre prolíficos-

Es nuestro camino a otra nación de prolíficos viajamos junto a una joven que buscaba iniciar una nueva vida, que iba a mudarse de manera definitiva.
Nos comentó que la mayoría de las personas (especialmente los jóvenes) que migran a esa nación lo hacen por el mismo motivo “desde siempre”, desde que se fue formando como una entidad autónoma, lo hacen por libertad política.

Nos contó que esa nación se fue separando de la Unión poco a poco, al ritmo en que se consolidaba el consejo mater, al ritmo en que llegaban más y más migrantes que fortalecieron una identidad ciudadana diferente.
Desde sus albores disfrutaron de gran autonomía a pesar de estar en una zona neurálgica de la federación, en uno de los mayores polos de desarrollo. De hecho siempre han tenido la noción de que disfrutan de una gran prosperidad gracias a su autonomía, pues por medio de ella pueden crear leyes que incentiven nuevos emprendimientos, que enciendan la creatividad de los más jóvenes (o mejor dicho: de los no tan viejos) y el progreso económico.

Lo que más le atrajo a ella, igual que a muchos otros migrantes, fue la estructura de la institución más característica e importante de esa nación: El consejo mater.

Es la cámara baja del órgano legislativo. Sus miembros son ciudadanos con al menos tres hijos de más de siete años de edad que son electos por votantes con esa misma condición. En ninguna otra de las naciones de esa armonía se puede participar en política desde tan joven.
Empezó siendo una instancia de consulta de una pequeña ciudad, una instancia donde los ciudadanos productivos, con hijos por quienes trabajar y sacrificarse, podían plantear proyectos de desarrollo actualizados con los últimos avances técnicos y leyes que favorecieran la innovación y creatividad por medio de la mezcla de culturas.
Ello no sólo trajo gran progreso a la zona, sino que poco a poco fue diferenciando a esa y otras ciudades del resto de la federación a la que pertenecía hasta llegar a la secesión, además de producir un continuo flujo migratorio que no ha parado desde entonces.

Nuestra recién conocida compañera de viaje no planeaba hacer carrera política, sólo quería tener mayor influencia, sólo quería poder votar por alguien con una visión de futuro prometedora, por alguien que pensara como si le quedara más de la mitad de su vida por delante.

Categorías
A11-Militantes m07 Sentido cívico Viaje

El gesto cívico primordial

[Microcuento (439p.) de la Parte III de El viaje]
-De cómo los militantes anteponen los intereses comunes a los propios-

Un gran acuerdo se estaba formando, convertiría a una pequeña ciudad en un polo productivo gracias a una gran inversión del gobierno central, pero el ánimo en la ciudad estaba por el suelo, había caras largas por doquier.

Las últimas votaciones mostraban una gran dispersión del apoyo popular, uno de los grandes partidos había perdido gran parte de sus votos en favor de otras organizaciones más pequeñas.
El partido se oponía a la firma del acuerdo, no porque estuviese en contra del modelo de desarrollo que se implementaría o por algún motivo doctrinario, sino porque le arrebataba parte del poder directo que había ostentado desde mucho tiempo atrás, se lo arrebataba de forma definitiva.

Algunos dirigentes abogaban por postergar la firma hasta que se hallara un mecanismo para conciliar a las partes pero no alcanzaba el tiempo. En cualquier momento podía haber un cambio en el gobierno nacional que eliminara la posibilidad.
La mayoría de la dirigencia evadía el tema o lo menospreciaba. Sólo unos pocos aprobaban que los militantes del partido votaran por otras organizaciones hasta que se firmara el acuerdo y se pusieran en marcha los proyectos: El progreso de la comunidad implica el progreso de la militancia del partido, decían, y con ello la organización misma saldrá fortalecida a largo plazo, aunque en lo inmediato haya una disminución en la capacidad de acción, en el poder de negociación.
El progreso de la comunidad era el principal objetivo del partido y un voto coyuntural no cambiaría la grandeza de su militancia, ni su fidelidad a las doctrinas compartidas

Ese episodio ilustra el principal gesto cívico de un militante: anteponer los intereses de la comunidad, o de la nación, a los del partido.
En otras naciones ese gesto es más cotidiano, es casi intrascendente porque está implícito en el sistema, en lo pactado antaño. En cada elección los ciudadanos pueden votar en blanco o dar su apoyo a líderes específicos de otros partidos, a la opción que consideran menos mala, lo hacen sin que ello traiga controversia pues votar es una obligación moral y el método usado conlleva a tales prácticas.
Si la dirigencia del partido aplica mal las doctrinas que dice defender, hay que elegir la opción que muestre la dirección que se debe seguir. Es la forma más efectiva de corrección.

Pero aquí aún hay remanentes de las más antiguas tradiciones, cuando no había votaciones y sólo se debía comparar el número de militantes de cada partido para determinar quién(es) debía(n) gobernar o pactar los grandes acuerdos.
Aquí la militancia suele sentir la necesidad de influir desde dentro del partido, no desde afuera de él.

Categorías
A00-Preambulos Viaje

Parte IV

Donde se visitan naciones con diversas modalidades de consulta, en El viaje

Tomé un breve receso, me tuve que obligar a tomarlo: tenía que poner en perspectiva lo que estaba haciendo.
Creo que cada vez será más fácil, o al menos eso espero, pues estoy narrando episodios cada vez más cercanos a mi vida actual, al momento en que empecé a darle mayor importancia a la escritura.

Empecé a escribir en mi adolescencia, en una época especialmente solitaria para mí, pero se volvió una costumbre con propósito en una nación (la primera que describo a continuación) donde todo se hace con una metodología específica, donde la ciencia y la técnica se aplican por doquier.
Allí entreví que para evocar una vivencia dada hay que estimular la memoria, hay que ejercitarla hasta que los recuerdos fluyan de forma natural, y me di a esa tarea de la mejor forma que hallé: Escribiendo, o más bien reescribiendo, el viaje que hicimos.

En aquel periodo entendí la estructura (disgregada y recurrente) del libro familiar en que se basan estos escritos. Decidí mantenerla mientras actualizaba el contenido.

_
Continúa leyendo los escritos mínimos de la Parte IV o ve a la página principal de El viaje.

Categorías
A12-Técnicos m02 Cambios de gobierno Viaje

Cambios de prioridades

[Microcuento (433p.) de la Parte IV de El viaje]
-De quiénes coordinan las decisiones generales entre técnicos

Acababa de haber un cambio en el gobierno central.
La coordinación de asuntos educativos pasó al control de una agrupación política, o concesionaria, que había mostrado buenas resultados en el mejoramiento de aspectos específicos de la enseñanza básica.

En esa nación cada coordinación (análoga a un ministerio) es asumida por la concesionaria que haya tenido mayor influencia en más provincias en el último decenio.
El gobierno central es débil. Se hace un congreso nacional anual entre las concesionarias pero es sólo para compartir prácticas experimentales y casos de éxito. La mayoría de las políticas públicas son decididas, ejecutadas y supervisadas en las provincias.

Por ejemplo, las encuestas certificadas respecto a la educación básica en los últimos años mostraban un interés cada vez mayor en muchas provincias por mejorar la comprensión lectora desde la niñez, así ello le quitase espacio (o presupuesto) al desarrollo de otras capacidades y actitudes.
Al mismo tiempo, en los gobiernos en que participó la susodicha concesionaria se vieron los mayores avances en ciertas pruebas relacionadas, como las de composición literaria por ejemplo, con lo que se le fue asignando la administración educativa en cada vez más entidades hasta que tomó el control de la coordinación nacional.
En este caso las encuestas se hacen a los padres en todos los colegios, y en las sedes magisteriales a los maestros y público en general. La frecuencia con que participa cada individuo determina su grado de interés (y qué nivel de prioridad le da respecto a los demás asuntos) pero no aumenta su influencia: Todo ciudadano tiene derecho a un voto por año, el cual se puede dividir. Es decir que si se participa diez veces por año en cada ocasión valdrá un décimo, o al menos deberá tender a ello.

La educación no suele estar entre los asuntos más prioritarios. Antes está, por ejemplo, la economía, la seguridad, la gobernabilidad, la justicia. Por lo que quienes dominan tal cartera tienen un papel secundario en las decisiones más importantes.
El gobierno nacional está compuesto por las concesionarias con más atribuciones a nivel provincial.  Su objetivo es coordinar políticas generales para que sean más efectivas y duraderas, pero deben tener la anuencia de quienes tienen el poder en cada entidad federal con lo que cada coordinación está presidida por la agrupación encargada de un ámbito dado en un mayor número de provincias.

La conformación de los gobiernos provinciales, y con ello la del nacional, cambia de manera constante pero predecible ante la percepción de avance o no en los asuntos prioritarios y ante la variación misma de las prioridades en cada localidad.

Categorías
A11-Militantes m05 Cohesión social Viaje

Por la gran sala del buró

[Microcuento (467p.) de la Parte III de El viaje]
-Del mayor símbolo de veneración entre militantes

El palacio de gobierno es donde se realizan los actos protocolarios pero es en las sedes de los partidos donde se toman las decisiones de peso.
Visitamos varias de ellas, todas soberbias, intimidantes. Cada cual con su propio estilo, con la simbología representativa de sus doctrinas.

La más ajetreada, por supuesto, fue la sede del partido de gobierno.
El día que fuimos se celebraba la reunión del buró con todos los miembros principales por lo que había más movimiento de lo usual.
Ocurre una vez al mes y siempre se toman decisiones trascendentales, aunque no sean anunciadas de inmediato. Se siente la excitación general sólo contenida por la formalidad protocolar, por la majestuosidad en cada acción.

En especial la gran sala del buró político parece un lugar sagrado, sin duda lo es para muchos.
En la antigüedad el buró estaba conformado por 23 personas que, por la efectividad de sus actuaciones, recibían la confianza de sus copartidarios.
Entre ellos tomaban las decisiones: Uno por uno, con la mayor solemnidad, declaraban si estaban a favor o en contra de una medida y explicaban el motivo. Se acataba lo estipulado y, al saberse las consecuencias de dichas decisiones, se procedía a agradecer o a culpar a los responsables y a reajustar el prestigio de cada quien.

Con el tiempo se fueron sistematizando tales procedimientos para que no perdieran su grandeza, para hacerlos más compatibles con sociedades cada vez más complejas, que requerían cada vez más rapidez en la toma de decisiones y de dirigentes cada vez más especializados en temas específicos, pero siempre cuidando la dignidad de la gran sala del buró.
Siempre se debe buscar que cada asunto sea tratado por las personas con mayor experiencia posible, que generen la mayor confianza entre los copartidarios, que tengan el mayor prestigio posible. La norma se sintetiza en un principio simple: El buró estará constituido por los 23 dirigentes más prestigiosos interesados en un asunto dado…
(Dicho principio básico es matizado) …pero ningún dirigente podrá participar en más reuniones que los miembros de nivel superior, aquellos con más prestigio. Todos tienen la obligación de participar en el buró cuántas veces sea necesario para mantener el sistema funcionando a riesgo de perder prestigio.

A pesar de que la militancia no evalúa de forma directa a los dirigentes (sino a la efectividad de las acciones en que coadyuvan) igual éstos actúan con el mayor respeto y veneración hacia los símbolos y ritos, como si alguna fuerza cósmica pudiese afectar el desarrollo de los acontecimientos.
Por eso las reuniones siguen el mismo ritual desde hace siglos. Sólo ha cambiado la asistencia y el lugar, por ejemplo: según el número de dirigentes principales las reuniones son en la gran sala del buró o no.
En algunos casos incluso pueden concurrir hasta visitantes del extranjero (como yo).