Categorías
A04-Religiosos m15 Votaciones complejas Viaje

Consenso de religiones

[Microcuento (367p.) de la Parte III de El viaje]
-De los tecnicismos necesarios para disminuir disputas-

Se podría decir que empezó a ser una nación cuando se establecieron instituciones comunes para toda la población. Siendo el mayor hito la instauración de un consejo de gobierno que agrupó a todas las religiones y cuyos miembros debían ser elegidos por el método que denominaron El consenso de Dios.

Dicho método se mantiene desde entonces:
Es una votación parcial y constante a nivel nacional, donde se busca alcanzar un consenso en el tiempo de una forma parecida a los parleros pero aquí, dicen, todo depende de Dios.
Cada candidatura sólo puede postularse en 23% de los circuitos a la vez, aquellas donde haya vacantes (por la gracia de Dios), y una vez que se hace la postulación no se puede retirar hasta ser votada en todos los demás.

Cada semana secular (de las 47 del año) se convoca a 7% de los votantes activos y a todos aquellos con más de dos años inactivos, con lo que los fieles acuden a las urnas de forma muy frecuente, en ocasiones con sólo 13 semanas entremedias. Las candidaturas se cambian a medida que se renuevan los votantes convocados pues un fiel no debe poder votar por una misma candidatura en todo un año.
Así, cada fiel consecuente vota al menos 3 candidaturas distintas anualmente, afianzándose aquellas más moderadas, las que atraen votantes con distintas tendencias dentro de su religión, y quedando relegadas las radicales. Produciéndose así un consenso con el tiempo.
De hecho suelen destacar con mayor rapidez quienes son capaces de generar acuerdos, pues incluso atraen el votos de los fieles de otras religiones.

Ningún voto válido se pierde pues, aunque sólo pasan a formar parte del consejo sacro quienes obtienen el apoyo de más de 5% de los votantes activos, los demás votos son representados por los correligionarios electos en una proporción igual al respaldo popular que recibieron. (Los consejeros representan a su religión pero no pueden ser vetados por ésta después que asumen el cargo.)
A nivel distrital se realiza un proceso similar que, además de definir las autoridades locales, permite establecer las candidaturas nacionales.

Las votaciones se hacen en centros permanentes a donde se puede asistir cualquier día de la semana y votar si hay más de 101 fieles interesados que hayan sido convocados o que tengan más de dos años sin haber participado.
Para poder votar por primera vez se necesita el aval de alguien con más de diez años votando y cada quien sólo puede avalar hasta a tres personas por lustro.

Categorías
A04-Religiosos m14 Migración y poblamiento Viaje

Cobijo en Tierra Santa

[Microcuento (367p.) de la Parte III de El viaje]
-Del mayor polo migratorio entre religiosos-

Esa nación surgió debido a la guerra, surgió de entre cenizas, surgió por milagro de Dios.

Está asentada en un territorio inmaculado, que nunca fue alcanzado por las largas guerras que se desarrollaron a su alrededor.
Poco a poco se fue poblando con los desplazados de tales conflictos, por personas que huían con el único ruego a Dios de vivir un poco más, unos días más, unas semanas más, unos meses más.

Con el tiempo, al permanecer inmaculada, fue creciendo la esperanza en esa tierra. Muchos huyeron hacia ella y fueron bien acogidos, volviéndose ley sacra dar cobijo a los migrantes. Creyentes de todas las religiones la empezaron a ver como una tierra santa.
No fueron necesarias defensas ni fortificaciones. Sus ciudades nunca fueron atacadas a pesar de los abundantes recursos que almacenaban y de lo poco resguardadas que estaban. Lo que atrajo cada vez a más fieles (pero no a los escépticos, quienes siempre pensaron que era cuestión de tiempo para que hubiesen saqueos), y con la llegada de cada vez más creyentes hubo más y más prosperidad y esperanza.

En algún momento las principales guías religiosas se empezaron a reunir en un consejo para tratar los asuntos más apremiantes pero sus palabras solían ser desoídas (había temor a que se envilecieran y se unieran a la guerra) hasta que se volvió creencia oficial que Todos los fieles son parte de Dios, con lo que el consejo sacro se empezó a conformar por el consenso de Dios y no por simple autoimposición.
Al finalizar la era de las guerras santas, sus ciudades, sus templos y hasta su cultura se volvieron símbolos de veneración y lugares de peregrinación, pero no por mandato religioso, sino porque fueron protegidos por Dios mismo.

Hoy en día lo que sí es mandatorio por la mayoría de las religiones es que se debe residir en tierra santa por al menos tres años de vida. Es la forma de entrar en contacto con Dios de entrever su grandeza en todas sus posibles manifestaciones, al menos ese es el discurso oficial.
Yo, que no soy muy creyente, diría que es la forma de asegurar una cuota de poder en esa nación estratégica.

Categorías
A04-Religiosos m13 Ajuste de representis Viaje

Conformación de Dios

[Microcuento (341p.) de la Parte III de El viaje]
-De la unión espiritual entre los fieles de diferente creencias-

Es tierra santa.
Un vasto territorio donde confluyen todas las religiones, donde se entrelazan sin intentar imponerse a sus pares y, por el contrario, ven necesaria su existencia en comunión, la ven como parte de un plan superior.
Cada fiel vive su fe y acepta que los demás hagan lo propio, pues entre todos se complementan e iluminan:

Todos somos parte de Dios
Todo lo que sabemos, lo sabe Dios
Todo lo que podemos, lo puede Dios
Todo lo que deseamos, lo desea Dios
En todo lugar donde estamos, está Dios

Porque todo lo que Dios sabe, puede y desea,
es la suma de lo que todos juntos sabemos, podemos y deseamos.
Nos necesitamos unos a otros para cumplir la voluntad divina.
Dios se manifiesta en parte por medio de la consciencia de cada quien.

Así como nuestros cuerpos son parte del universo, nuestras almas son parte de Dios. Toda nuestra motivación está interrelacionada con nuestro entorno, con quienes amamos, con quienes nos aman. No podemos escapar ni rehuir. Hagamos bien o mal, lo hacemos como parte de un todo.
Cada quien cumple su rol, aún sin saberlo, y nadie está por encima de los demás, aún queriéndolo, incluso si debe asumir responsabilidades más decisivas.

Sólo hay que evitar el pecado y, más aún, la posibilidad de pecado, las tentaciones que conducen a él. Más que combatir a los corruptos y abusadores, se debe evitar de forma metódica y constante que tengan poder para hacer daño o que tan siquiera se corrompan.
Por eso es la nación donde menos poder discrecional tienen las guías: El poder se ejerce a través de un consejo sacro conformado según lo dispone Dios a través de sus fieles, quienes votan a consciencia, votan de manera consistente, secreta, buscando que surjan consensos con el tiempo.

En la votación no sólo se elige la representación de cada fiel sino que se da poder a las diferentes religiones en el consejo sacro y se define quién será la máxima autoridad de cada cual y quién su sucesora.

Categorías
A04-Religiosos m12 Gestiones cotidianas Viaje

Supervisión confesional

[Microficción (407p.) de la Parte II de El viaje]
-De cómo se elige a quienes deben encargarse de los asuntos cotidianos-

En esta nación el principal rol de la clase clerical es el militar.
No suelen hacer celebraciones religiosas. No buscan convencer, sólo imponen La Verdad, imponen mínimos rituales para hacerse presente en todo, en cada saludo, en cada comida, en el amanecer y en el anochecer, en toda decisión a tomar, en cada opción a considerar.

Ante la inminencia del semicónclave una de las guías provinciales fue especialmente rigurosa en su accionar. Dejando claro (al menos a mí) qué tanto poder se puede ejercer sobre los fieles desde dicha posición:
La regente tiene total prerrogativa para renovar los cargos seculares en cualquier rango, en cualquier ámbito.
En este caso fue supervisando distintas dependencias, desde los principados más grandes hasta los más insignificantes servicios autónomos. Fue recopilando información, no tanto sobre la calidad del gobierno o de la administración o del servicio dado, sino sobre los funcionarios a cargo.
Todo el mundo sabía que la regente se entrevistaba con las guías de cada fiel que le produjera el menor atisbo de duda y que de esas entrevistas conseguía reportes detallados basados en la información confesional de los implicados, no sólo por las confesiones dadas por ellos mismos sino también por las de sus seres queridos y colaboradores más cercanos, cualquiera que pudiera develar secretos y debilidades que comprometieran el funcionamiento de la provincia.

Desde entonces he verificado múltiples veces que ese mismo proceso ocurre en todas las naciones de religiosos aunque en la mayoría de los casos de forma mucho menos evidente.
Es común que una autoridad eclesiástica haga sugerencias sobre el nombramiento de funcionarios sin necesidad de currículos ni entrevistas ni pruebas de actitud pues tienen toda la información imaginable en sus informes.
Esas sugerencias suelen ser obedecidas por miedo a represalias, no necesariamente directas ni inmediatas pero sí devastadoras. De todas formas, por lo general, los funcionarios disfrutan de un alto grado de autonomía, aunque siempre con supervisión cercana.

Pero aquí se va un poco más allá, tales sugerencias son órdenes, son parte de la legalidad, del sistema: La mayor obligación del clero es guiar a su rebaño, por cualquier medio. Por eso la regente no logró permanecer en el cargo, su mandato fue demasiado blando en sus primeros años.

En esta nación es donde más intervienen las guías en asuntos seculares, es donde hay más control central.
Aquí se debe estar en línea con las reivindicaciones del momento.
Se busca la perfección divina

Categorías
A04-Religiosos m10 Partidos políticos Viaje

Principios de un cisma (#059)

[Microficción (401p.) de la Parte II de El viaje]
-De dos visiones encontradas y sus manifestaciones en el tiempo-

En el camino hacia una nueva nación de religiosos pude presenciar un leve altercado, una discusión no muy aireada pero sí llena de convicciones.
Mis padres me habían advertido que la tensión política es común en esa época del año, que por eso lo habían planificado así: cerca del día de la conmemoración del mayor cisma de la historia.

La discusión que presencié giró, como simpre, en torno a si la regente de una de las provincias más grandes de la nación debería asumir un papel más activo o no (sobre un tema que supe olvidar). Los argumentos iban más allá de capacidades gerenciales o de teorías conspirativas; se enfocaban en los aspectos teologales, en lo que Dios quiere de sus enviadas, de sus fieles.

Entre los religiosos hay dos facciones principales que se manifiestan de distintas maneras en cada nación:
Están los más tradicionalistas que creen que siempre ha de pasar lo que Dios desee que pase, para bien o para mal. Para ellos creer tal dogma o no es lo único que está en manos de un fiel, lo único que puede decidir. Volviéndose creyente o impostor en el proceso.
Pero también hay quienes creen que el deber de todo fiel, y más aún de toda guía, es desenmascarar la maldad, a las almas impostoras, es luchar contra el pecado, que es una lucha a muerte, por la vida eterna. Ellos creen que Dios actúa a través de sus enviadas y que evadir tal responsabilidad es el mayor pecado.

Esa discrepancia ha existido desde la antigüedad, desde la época de las guerras santas que dieron forma a las naciones actuales, cuando una pontífice promovió arrebatarle tierra santa a quienes consideraba infieles
Ella creía que su deber era hacer cumplir el mandato de Dios, creía que toda sibila debía actuar según sus creencias, que cada quien debía demostrar su fidelidad a Dios.
Por eso nombró muy pocas regentes (de entre quienes elegir a su sucesora), surgiendo una crisis de estado ante su muerte prematura que conllevó al cisma, a la elección de dos pontífices: Una para gobernar las zonas más antiguas y la otra para hacerlo en los territorios conquistados durante la guerra santa (que conformaron la nación que visitamos).

Esas dos visiones existen en todas las naciones de religiosos, y algunas extranjeras. Aunque nunca se han estructurado en forma de partidos políticos sí que tienen influencia en la toma de decisiones.

Categorías
A05-Monarcas m05 Cohesión social Viaje

Leyendas y profecías (#038)

[Microrrelato (263 p.) de la Parte I de El viaje]
-De la función que desempeñan los bardos en la unidad del reino-

Fuimos invitados a una gran celebración vernal.
En el camino me explicaron que estaría dirigida por un bardo, una persona encargada de mantener desde las crónicas y genealogías del reino hasta las tradiciones y costumbres en general.

Los bardos son grandes historiadores, filósofos y analistas políticos, aunque lo velan con un manto místico, con leyendas y profecías que atraen a las masas y se propagan con facilidad para luego ser de nuevo recopiladas, llenas de verdad.
Cada uno tiene su propio seminario, donde desarrolla su escuela, y cuya dirección hereda a su vástago más prolífico. Además suelen ser llamados como asesores, pero dichos cargos no son siquiera vitalicios.

La ceremonia a la que nos invitaron es la más importante del reino, la dirige el bardo elegido como consejero de estado por el monarca gobernante.
Empezó con un hermoso poema épico, conocido por todos, al que poco a poco el declamador le fue agregando pequeñas dosis de actualidad hasta que terminó dando sus más temerarias predicciones.
Manejó a la audiencia a placer, manteniéndola expectante, haciéndole interpretar verso por verso, cada quien según su consciencia, y vislumbrar sus implicaciones tanto en el devenir del reino en general como en los avatares de sus propias vidas privadas

Recuerdo que mis padres me hicieron notar cómo, al final de sus palabras, el bardo recalcó que lo más importante siempre será mantener la unidad del reino, que la buena voluntad debe imperar, que la providencia bendice a quienes hacen sacrificios personales por el bien colectivo.
Era una religión al servicio del estado, aunque no se le diera un nombre oficial.

_
*Nota: Este escrito es el quinto y último del Capítulo 07. Hasta aquí había creído en la honorabilidad de los monarcas pero en este aspecto se parecieron demasiado a los tiranos que dicen ser religiosos (Cap08), a quienes volveré en el siguiente escrito.

Categorías
A03-Tiranos m06 Leyenda o historia Viaje

Rebelión purificadora (#033)

[Relato (397 p.) de la Parte I de El viaje]
– De la vida y obra de un gran líder tirano y pontífice –

Si bien no son devotos practicantes, los tiranos religiosos tienen la convicción de que descienden de seres celestiales, que provienen de una raza superior, que los hace más astutos, más sagaces.

En esa convicción se fundamenta la religión profesada, la unión nacional que logró su más grande líder.
Cuenta la historia que antes de Él todo era pobreza y desesperanza, que había habido una gran guerra que dejó a la población viviendo en condiciones deplorables. Comiendo alimentos de animales y con dinero que valía la mitad tras unos pocos días de haberse ganado.

Se cuenta muy poco de la vida del gran líder en aquella época (tal vez no fue muy halagüeña), se cuenta poco hasta que intentó hacerse del poder a la fuerza para socorrer a su pueblo.
No lo logró, pero quedó en la conciencia colectiva que alguien estaba dispuesto a luchar por mejorar la condición de los suyos.

Estuvo encerrado por algún tiempo, pero entre tiranos la ambición no es delito.
Al salir de prisión entró de lleno en política, se volvió líder de un partido y dio grandes discursos, pero esos discursos tenían una fuerte connotación religiosa, mesiánica. No lo decía pero dejaba entrever que él era el único que podía realizar los cambios necesarios, que Dios mismo lo había enviado.
Culpó de todo mal pasado a los infieles, a los impuros que no eran parte de su pueblo, de su raza, que manipulaban la economía en beneficio propio, que hicieron perder la última gran guerra, que conspiraban sin descanso para debilitar a la nación.

Alcanzó el poder por medio de engaños, formó un gobierno fuerte, capaz de garantizar la felicidad de los suyos, e inició una guerra para expandir los territorios, y hacerse del espacio vital necesario para el desarrollo de su pueblo.
Mientras tanto crecía la religión basada en su palabra, en su visión. Muchos lo adoraban como a un dios, obedeciendo sus órdenes sin chistar. Acabó con las instituciones preexistentes, todo pasó a depender de sus designios.
Instauró un sistema eugenésico para volver a una raza pura y otro de expulsión y exterminio de los impuros, esa la consideraba su mayor legado.

Murió en batalla, sabía que moriría, que era un sacrificio necesario. Designó un sucesor. Expresó ante miles su deseo absoluto, pleno, de que la sucesión fuese limpia, sin trabas ni disputas.
Desde entonces así ha sido.

_
*Este microrrelato es la continuación de Con una fe conveniente (Cap.08)

Categorías
A04-Religiosos m05 Cohesión social Viaje

Convivencia entre dogmas

[Microrrelato (331 p.) parte de El viaje]
– De las posturas prácticas y filosóficas en medio de múltiples credos –

Si bien es considerada una nación gobernada por Dios, hay múltiples regímenes locales, de todo tipo y tamaño, encargados de los asuntos seculares. 
Las guías espirituales con más seguidores en una región supervisan el buen funcionamiento de tales regímenes, teniendo la última palabra en caso de controversias y pudiendo destituir funcionarios, bajo condiciones que varían según el caso.

Las diferencias entre los dogmas de las sibilas se hacen evidentes al ser aplicados sobre las susodichas autoridades seculares. Es común, y predecible, que las sibilas se aprovechen de tales potestades cuando logran la hegemonía espiritual en una región, pasando desapercibido a menos que intenten socavar la autoridad de alguna otra sibila. Entonces pueden llegar a ser declaradas herejes por las demás, quedando abierta la posibilidad de una guerra santa (si así Dios lo quiere).

Ha habido muchos intentos de secesión, varios exitosos, algunos sólo temporales. Hay quienes creen que es deber de toda sibila desenmascarar a las impostoras, que hay que luchar contra el pecado, que es una lucha a muerte, por la vida eterna. Esas naciones viven en guerra y tardaron en estabilizarse.
Hay otras naciones, las más tradicionalistas, que creen que el mismísimo Dios limitará el poder de las impostoras, dándole sabiduría a los creyentes para que sepan a quién seguir. Estos pueblos se consolidaron con rapidez como naciones.

En mi familia empezamos a indagar acerca de las diferencias entre dichas posturas filosóficas, surgiendo el mayor problema de vivir en una nación muy religiosa, así sea de manera temporal: En la medida que la gente se entera que no profesas ninguna religión, o al menos no con fervor, es inevitable que te quieran evangelizar.
Al principio con indirectas, en conversaciones que parecen casuales, tal vez con tintes académicos, pero poco a poco va aumentando la intensidad, desde todos los ángulos, en todos los ámbitos. Siempre encuentran la forma de traer el tema a colación.
Hasta que llega a parecer una competencia evangelización y no queda más remedio que huir.

_
*Nota: Éste es el quinto y último escrito sobre esta nación.

Categorías
A04-Religiosos m04 Sistema judicial Viaje

Acuerdos entre confidentes

[Microrrelato (297 p.) parte de El viaje]
– De la creencia en un poder superior en la resolución de conflictos –

El apostolado con menos aprendices es el tribunalicio, el encargado de dictar sentencia definitiva sobre cualquier conflicto, en pro del bien común.
Las sibilas encargadas de ello, mentadas conciliatum, sólo actúan cuando son convocadas por otra sibila, por lo que lo hacen poco, pero sus decisiones no tienen apelación posible, su poder es absoluto en dichos episodios (por lo que mi familia intenta mantener buenas relaciones con la mayoría de ellas).

Por lo general las disputas entre creyentes se resuelven por un acuerdo entre sus sibilas. Nadie sabe cuáles son los mecanismos internos. Los fieles dirían que Dios ilumina a sus enviadas para que coincidan en todo lo necesario pero yo diría, por el secretismo y la rapidez en las decisiones, que debe haber rangos o niveles de autoridad, tal vez regidos por el número de seguidores de cada cual o los años de servicio.

Lo que más ayuda a evitar confictos es la amenaza creíble (para la mayoría) de un poder superior.
El mayor pecado es faltar a Dios, o a sus representantes, ocultarles una verdad. Si Dios quiere algo oculto, nadie lo debe develar; Si quiere algo develado, nadie lo debe ocultar.
Cada fiel debe confesar sus culpas con regularidad, por baladís que sean (ante su sibila o la aprendiz que ésta le asigne), lo que hace que esclarecer conflictos suela ser simple.
Si el pecado es capital y el pecador tarda en confesarlo, se vuelve merecedor de una sanción, a ser fijada por su guía.

Cada sibila tiene sus propios dogmas, aunque suelen coincidir en lo fundamental en ocasiones surgen grandes divergencias
Allí es cuando más poder puede llegar a tener una conciliatum, al tener la potestad de cambiar los dogmas particulares e imponer uno general en pro del bien común, o no.

_
*Este escrito es la continuación de Confirmación crucial (del Capítulo 05)

Categorías
A04-Religiosos m06 Leyenda o historia Viaje

Advenimiento mesiánico

[Microrrelato (247p.) parte de El viaje]
– Del mito que narra la separación de dos naciones creyentes –

La nación se consolidó gracias a Dios. A Dios en carne y hueso, fruto de un vientre humano.
Narran las escrituras que antes sólo había falsedad, impostoras e imposturas. Fue una era sombría, sin certezas, sin esperanzas.

La mayoría de las almas estaban perdidas. No sabían en qué creer, ni por qué. No sabían diferenciar el bien del mal.
Hasta que Dios encarnó en una pequeña niña de apariencia débil y mirada calma. Las profecías hablaban de su advenimiento, fue fácil reconocerla. Era capaz de guiar sin necesidad de trucos ni de supuesto poder sutil.
Nadie la guio, nadie se atrevió, pero muchos la siguieron. Al crecer fue aclamada por miles pero no fue aceptada por las guías más poderosas. No la consagraron como Sibila, desatándose una rebelión pacífica. Fue la última en merecerlo.

En su lugar la acusaron de herejía, de querer desestabilizar la nación: Proponía cambiar el sistema, proponía que se unificaran los dogmas de la nación en una sola religión, con una sola líder.
Ante la inminencia de su muerte (sacrificio necesario) nombró a sus doce aprendices más cercanas como apóstoles y las envió a cada región de la nación a difundir y consolidar su visión. 

Así lo hicieron todas menos una: En la región capital la apóstol designada negó lo aprendido y entregó a su guía por treinta anillos dorados que nunca llegaría a usar.
Traición triste pero necesaria, pues consolidó la separación, surgiendo dos naciones con dos sistemas políticos distintos y excluyentes.

Caso curioso: La nación que se separó fue la más grande, y sin mayor violencia: Dios lo puede todo, dirían.

_
*Nota: Ésta fue la décima nación que visitamos.